de "El evangelio de acuerdo a Jenna Jameson"

Porn star, decía la camiseta, en letras perladas y rosa sobre un fondo blanco marfil.

La chica entró al café cortando el aromatizado aire de Mocha y Latte, latiendo al ritmo de su propio aliento, deslizada en sus mahones wash-out, boot cut, low rise y exhibiendo el ombligo atravesado por un diminuto aro. Ella se acercó a una señora, de esas que lucen Botoxed-up, sun-tanned y air-brushed, y le dijo: “Estoy aquí, mamá”, cosa que era algo así como un pleonasmo, porque todos ya habíamos notado su presencia.

Porn star, se imponía orgullosa, con una aire de seguridad en sí misma.

Y me confirmó la tesis inscrita en el evangelio de Jenna Jameson: el sexo es poder.

Quien crea la ilusión, la controla. Y nos controla.
Lo demás es pura novela.


You may also like

Blog Archive