De lo simple y lo complicado en Easton Ellis



En su más reciente novela, Bret Easton Ellis, enuncia que la brevedad y simpleza de la primera oración debe significar una vuelta a la forma, un eco de la oración inicial de su novela Less than Zero, que lo catapultara de inmediato al reconocimiento literario en los ’80. Easton Lewis admite más adelante, en el primer capítulo de Lunar Park, que, al igual que ocurre en The Rules of Attraction, American Psycho y Glamorama, la retórica obtusa y enrevesada con que inicia sus primeras novelas no era otra cosa que un reflejo de su vida abrumada. Sencillamente, Lunar Park es, de acuerdo con el autor, un retorno a lo que muchos editores alrededor del mundo han estado pidiendo a gritos: la novela que cuenta una historia.

Easton Ellis creció en Los Angeles, en una atmósfera, por citar a Joan Didion, de catástrofe. Sus novelas se pueblan de exitosos individuos que inhalan coca, pasean con rubias glamorosas en deportivos, frecuentan clubes de moda, rompen noches en Nembutal así como destrozan sus vidas dentro del contexto de y después de los Reaganomics. Nada más lejano de la previa vida del escritor, que fuese músico de bandas punk y new wave para inicios de los ’80. Su literatura es una mezcla de televisión, cine, literatura y rock’n’roll.

A los 42 años, la novela de Easton Lewis le ha perdido unos cuantos admiradores dentro de la crítica literaria. El narrador homo/intradiegético es un tipo llamado, precisamente, Bret Easton Ellis, quien, paulatinamente, va cediendo en su desolación emocional para revelarnos una historia que es tanto de horror como lo es paródica y caricaturesca mientras desemboca en una meditación nostálgica sobre la muerte. Todo esto reemplaza las proposiciones de sus novelas anteriores, donde el lenguaje era más acelerado y violento. Lo que propone el autor en su escritura es la simpleza de un decir que no implica que el lenguaje sea llano.

Si algo obtenemos de esta novela, es que lo simple a veces es lo más difícil, y contar una historia, es una verdadera tarea.


You may also like

Blog Archive