Septiembre




















Hace cinco años publiqué mi primera colección de cuentos titulada Septiembre, una serie de historias hilvanadas por dos elementos: el clima del pueblo de Adjuntas y el mes en el cual transcurren todas las historias. Me tomó un mes escribir el primer boceto del libro, en 1996, y luego un par de septiembres más, hasta que fue aceptado para publicación en el 1999 y publicado en el 2000, aunque no en septiembre de ese año, como estaba previsto. Luego de ganar mención en el certamen del Pen Club de Puerto Rico, pensé que había logrado lo que me había propuesto: poner a Adjuntas en el mapa literario de mi país. Fue el crítico y profesor Eugene Mohr, que en paz descanse, quién único lo notó y lo resaltó en el titular de su reseña: "Adjuntas on the literary map". También fue el único que notó el modelo maestro: Dublinenses, de James Joyce. Hasta hoy, nadie más lo ha mencionado en mi país, tal vez porque no conocen mi libro, o no conocen a Joyce, o ambos. Espero poder ver la segunda edición en algún momento el año entrante, cuando publique mi tercera novela. Hoy, por el momento, me quedó releyendo ese primer libro de ficción, junto a los fantasmas de mi infancia, los protagonistas de los cuentos.


You may also like

Blog Archive