El arma de la risa


Cuando Mayra Santos-Febres publicó, al inicio del nuevo siglo, su novela Sirena Selena vestida de pena, los temas de la exclusión y la marginación –sostenes en la organización de la cultura occidental- adquirieron un renovado dinamismo en el imaginario popular puertorriqueño con la inclusión del concepto del travestismo que encarna el personaje que da título al libro. Según el crítico Kristian Van Haesendock, la novela de Santos-Febres marca un hito en la literatura puertorriqueña, puesto que su protagonista, Serena, es un joven quinceañero que encuentra su verdadero yo a través de la transitoriedad enmascarada que le provee la cultura del drag.

La novela escinde la visión cultural conservadora y abre un espacio a los estudios de la teoría queer y del drag and cross dressing en el Caribe. Por su carácter intrínsicamente político, el travestismo es un recurso excelente para desestabilizar aquellas posturas generalmente aceptadas en torno al sexo y al género.

Claramente, el travestismo –esto es, la apropiación de características de género normalmente asociadas con el sexo opuesto- adquiere significación más allá del género y es a la misma vez un acto sexual en sí mismo. Mas, en el caso de la Sirena Selena, el travestismo es un tanto de carácter paródico porque reta el orden occidental colonizador imperante en el Caribe, el cual es de naturaleza esencialmente falocéntrica.

La risa, en esta dirección, juega un papel fundamental como arma desestabilizadora.


You may also like

Blog Archive