Un amor de M&M


Mayra Santos-Febres. Foto de El Nuevo Día.

Recientemente, Mayra Santos Febres escribió un artículo para El Nuevo Día titulado "Un amor literario". El escrito, primeramente, despliega la grandeza de las narrativas personales de Toni Morrison y Alice Walker. La voz y el tono son ineluctablemente poderosos. Es evidente que el control del sujeto literario se debe al nivel de compenetración de la autora misma no sólo con lo que hace, sino con lo que dice.

Pero el ensayo revela algo que hasta entonces yo desconocía: su affair con el poeta, escritor y activista gay Moisés Agosto.

A Mayra se le admira por ser Mayra. En nuestras conversaciones tenemos más en común de lo que pareciera. Trabajamos juntos Cuentos de oficio, una antología de cuentos que ella compilo por la imperiosa necesidad de hacer sonar el talento que bajo su tutela se levantaba entonces. De los oficiantes de la antología de Mayra, saltan los nombres de Juancarlos López, Mara Pastor, Karina Claudio, Luis Othoniel y Axel Alfaro, nombres que en cinco años les van a sonar más familiares. Tenemos un poemario en agenda, entre otros proyectos. Con Mayra uno se va hasta el fin, a lo Thelma & Louise.

A Moisés, para conocerlo, primeramente, hay que googlearlo [ojo: la palabra está aceptada]. Segundo, hay que leerlo. Y tercero, conocerlo en persona. Es un activista, un filántropo, todo un agente de cambio político y social. Su literatura es fiel a su personalidad, puesto que utiliza un lenguaje cuyo fin primordial es comunicar, conectar, decir, nada de artificios ni enrevesamientos. Y como persona nunca le escucharán presumir, alardear ni tan sólo sugerir la fuerza de su lucha.
Para mí orgullo, Terranova recién lanza su primer libro de cuentos: Nocturno y otros desamparos.

Dice Mayra en su artículo sobre Moisés:

Moisés Agosto Rosario ha vuelto a Puerto Rico. Ahora vive en Santurce y trabaja para la Tides Foundation, como administrador de un programa que otorga fondos a organizaciones comunitarias que pelean contra el sida en África, en el Caribe y en América Latina. Viaja por islas y continentes y sigue salvando vidas. Pero también se alimenta de ellas, las ficcionaliza, las escribe. A veces me llama desde un café en Etiopía, para describirme un atardecer, a veces desde Burundi para hablarme de la sonrisa de un niño con sida. Y yo lo oigo asombrada, sí, a mi Moisés, este ex novio, ex mita, activista y ahora escritor a quien adoro por sobre a todos los hombres (eximiendo a mi hijo y a mi novio actual, que sí me quiere bien, para mi gran sorpresa), mi gran amor literario. Le pido perdón por mis descuidos (que han sido muchos contra él), y él me pide excusas por los suyos- unos cuantos; todo hay que decirlo. Ahora que ambos tenemos 40 años, sabemos el tipo de amor que nos une… un amor tan mágico como las palabras.

Mayra y Moisés: M&M. De chocolate y de maní.

No se derriten en las manos: las hacen temblar.

Tampoco se derriten en la boca: se quedan en el alma.

Como capas azucaradas que hacen más dulce la futilidad de la memoria.

El artículo completo queda aquí:
http://www.endi.com/XStatic/endi/template/nota.aspx?n=147697


You may also like

Blog Archive