Mercurio ido

Pues el Mercurio, regente de los mercaderes, comerciantes, ladrones y embusteros (y también de los escritores) se va hoy de su fase. Tanto problema técnico con las computadoras me dan mejor ánimo de alejarme de ellas. Pero en fin: acabé un libro de poesía que se publicará pronto [en terminos editoriales, "pronto" puede ser cualquier cosa entre tres meses y un año]. Estas son las expectativas:

326 personas lo leerán, incluyendo a mi madre y 15 dirán chitón.

311 lo criticarán de diversas formas. De esas, 101 pensarán cosas que yo no había vislumbrado y nunca sabré qué en realidad dijeron.

Como 73 van a pensar que he cambiado mi estilo, que qué bueno, y que es un buen libro.

2 van a decir que es un gran libro, sin contar a mi mamá, que pensará que soy un gran escritor siempre.

Eso nos deja con un saldo de 150 personas que cuestionaran, primero, que quién me dijo que yo era poeta; segundo, que quién me dio vela en el entierro; tercero, que me debía retirar. No sabría decir las proporciones, porque todos aquí opinarían que no les gusta para nada el libro.

Lo triste es que de estos 326, sólo la mitad compraría el libro; los demás lo tomarían prestado o lo leerían en Borders o La Tertulia.

Cerca de dos millones de habitantes en Puerto Rico jamás se enterarán del libro o de quién es Elidio La Torre Lagares.

Me parece escuchar a Eliot: "In the room, the women come and go, talking of Michelangelo".


You may also like

Blog Archive