Abstinencia, o la perdida de la última libertad



La abstinencia es lo último.

Lo de último puede significar "reciente" o "final" o "aberración". Usted escoja.

En una nueva campaña del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, el Departamento de Salud ha prometido darle duro al asunto de la abstinencia para evitar enfermedades de transmisión sexual y otros.

Es lo último.

Manuela no me pelea, cantaba Rubén Blades, if you know what I mean, pero a falta de originalidad, de propuestas responsables y creativas, pues dígale NO al sexo.

Sacuda el mono. A frotar la lámpara para que salga el genio. Saque la batidora. A pulir el diamante. Hockey-pockey de dedos. La maceta en el pilón. A montar el uniciclo. Let your fingers do the walking. A pulir el palo. A jugar Hello Kitty. A tocar la cítara. Acariciar la mascota. A jugar con el joystick. Nada de control automático: todo manual.

Bueno, algo hay que hacer porque no sólo de pan ni de hacer tortitas vive el hombre y la mujer.

Digo, es que existen unas gomitas (ver y pulsar la ilustración) que en plena globalización y era tecnológica nos harían el favor de no parecer medievales, que poco falta en este país de McOndo.

En fin. La última libertad que nos quedaba se ha ido en kaput.



You may also like

Blog Archive