las palabras de una poeta


Yolanda Cornelia "Nikki" Giovanni


Todo el que se haya parado frente a un salón de clases, sea de nivel primario o universitario, sentirá algún tipo de agridulce correrle garganta abajo, por detrás del esófago y directo a donde se esconde el alma al escuchar las noticias sobre la masacre de Virginia Tech.


32 muertos más el asesino. La peor tragedia de esta índole en los Estados Unidos, cosa que asusta: la sociedad norteamericana es donde único uno está expuesto a que venga cualquier loco y deje a uno como una coladera.


Sobre todo, tomo este atentado como un ataque a la institución educativa en general, la cual -ya que mencioné el alma- se ha olvidado que existe.


Hasta que sucede algo como lo del campus en VT. La muerte nos aparece frente a los ojos.
Entonces, llamamos a un poeta.


A Nikki Giovanni, poeta afroamericana, le tocó sacar las palabras al micrófono. Como una antigua pitonisa o shamana, invocó a lo intangible: al imaginario de las ideas, al lenguaje. Con unos versos menos que buenos pero decididamente efectivos, hilvanó el espíritu del "Hokie pride". Por unos minutos, la universidad fue toda un oído ante el sentencioso "We will prevail".


Yo sonreí.


Los poetas todavía sirven de algo.


You may also like

Blog Archive