Palabra cedida: "Ya nada es lo que era"



Hoy le cedo la palabra a Ismael Serrano, el Serrat o el Silvio de mi generación. De su compacto Naves ardiendo más allá de Orión, que es excelente, extraigo la letra de una canción titulada "Ya nada es lo que era" que vengo utilizando como epígrafe e inspiración para una novela. La letra, por sí sola, es un poema. Con la música, es una experiencia.


Ya nada es lo que era,
nuevos paisajes, nuevas fronteras,
delimitando mis gestos, mis costumbres.

Otra lumbre iluminará mis versos,
otros muertos mis soledades,
otras felicidades mis fiestas,
otras dudas mis certezas.
Ya nada es lo que era.

Me tendré que acostumbrar
a esta fría soledad
como un viejo con días contados
a su enfermedad.

Y nombrarte o esperarte en un café,
y padecer otro principio,
y volver a los sitios
en que me has abandonado,
y ser asesinado
allí donde te amé.

Ya sólo me queda
la vacía pena
del viajero que regresa.

Estoy tan perdido,
soy el asesino
de tantas primaveras.

Ya nada es lo que era.

Ya nada es lo que era,
recorreré las aceras
buscando una luz que me recuerde a ti.

¿Quién me acompañará ahora a los Alphaville?
¿Quién hará cicatriz mis heridas?
¿Quién descubrirá mis mentiras?
¿Quién facilitará mi huida?

Y es que ya nada es lo que era.

Ya sólo me queda

la vacía pena
del viajero que regresa.

Estoy tan perdido,
soy el asesino
de tantas primaveras.


Ya nada es lo que era.

Ya nada es lo que era.


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...