Artitudinalmente: art is arttitude, dude

El arte, como la poesía, no se enseña. Se aprende.






Enseñanza Zen: Si no hay Maestro,

el discípulo es como un ciego que camina sin nadie que le conduzca.






La maternidad, de Augusto Marín

Por eso, nada sale de la nada. Todo arte exige de modelos.




La maternidad, reinterpretación de Sophia Angélica La Torre.



Es menester imitarlos, re-crearlos, aunque luego hay que destruirlos.





A Soph el arte le va por las venas, capilares y arterias.




En un poema titulado "Cápsula de tiempo", le prometí a la Soph que le dejaría:

"...un ojo de pintor
para que las cosas
siempre sean más
de lo que aparentan ser..."

El campamento de arte fue la mejor decisión/ inversión del verano. Julio será vivir.

Como Whitman, disfruto del pánico que me provoca tener la vida por delante.



You may also like

Blog Archive