MEME


El amigo Ciudadanoem me ha enviado una invitación al MeMe -YoYo, o Yo-yo, as in me, myself and I, I suppose-.

Es menos un juego que una carta abierta a compartir cosas que son de uno. Como en la terapia grupal de AA o algo así. Yo no hacía una cosa de estas desde high school, pero, ¡hey, eso es bueno!
Lo más cercano a esto fue jugar la botellita entre adultos en un party durante un día de Halloween.

Anyway, las instrucciones son estas:


1. Cada jugador comienza con 8 cosas sobre sí mismo.
2. Las personas que han sido seleccionadas por el jugador tienen que escribir en su blog 8 cosas sobre ellas y escribir las reglas.
3. Al final de tu escrito tienes que seleccionar a otras 8 personas y escribir sus nombres/blog. 4. No te olvides de dejarles un comentario - que han sido seleccionadas para este juego - y leer su blog.

Las ocho cosas sobre mí mismo son las siguientes, aunque no están en orden de prioridad:

La libertad:
como canta Andres Calamaro, "creo que todos buscamos lo mismo". Poder hacer y decir (a lo Lord Piscis) es una de las grandes potencialidades del ser humano.

Crear:
Sea literatura o música, diseñar un libro o enseñar, la creación es la única modalidad del espíritu que me hace sentir vivo. Es vertirse de adentro hacia afuera.

Jugar con Sophia:
Con mi hija tengo la oportunidad de ser siempre niño (el complejo Peter Pan de todo geminiano). Ella me enseña como si me hubiese parido. Todo comenzó el día que dijo por primera vez "Pa-pá"...

Leer buena literatura:
Lo de "buena" siempre es una categoría arbitraria, pero me refiero a todo aquello que me hace pensar una de estas tres cosas: a-"Damn, yo escribo así"; b-"Damn, me gustaría escribir así"; y, c-"Damn al cuadrado, por qué no escribí algo así yo primero?". Broma fuera, la buena literatura para mí debe girar en torno a algo que sobrepase a uno en algún modo; algo que tiente; algo inasible, perturbador, cautivador, estremecedor y humano. Y otras cosas más.

Viajar:
como dice la canción: "I like New York in June/ How about youuuuu?". El México DF, Barcelona y toda Italia... damn, si todo lo que veo en este momento es Mar Caribe.

Amar:
Aquí voy a parecer panfleto de autoayuda, pero llámenme cursi, mongo, pajuato o pendejo: lo que salva el mundo es el amor. Como cantaba Rick Springfield (okay, llámenme bubble gum whipping boy): "You'd better love somebody". El asunto es que lo mejor es cuando aman a uno de vuelta. Aquí incluyo a diversas gradaciones del acto amativo: Ana Ive, a Soph; amo mi trabajo; mi familia; mis buenas amistades; la poesía de vivir.

Dar de uno:
Y aquí voy a parecer panfleto de conducta social y moral de los '60, pero ayudar a otras personas me hace sentir bien. He editado a varios premios de literatura y libros premiados. He estado detrás de muchos autores que antes de publicar eran desconocidos. Como le dijo un autor a un amigo mío bajo similares circunstancias: "Tú no haces esto por mí; lo haces por ti". Mi amigo se ofendió. Yo diría: "Seguro, pendejo, que lo hago por mí. Me hace sentir bien". Pero igual me siento con tan sólo ceder el paso en un cruce, aunque no le den las gracias a uno.

Ser agradecido:
Y ya que hablo de dar las gracias... no, eso suena a parodia de reportaje cultural. Pero devolver lo que la vida le va regalando a uno es regla especial de terreno. Acá entre nosotros, la existencia es todo dharma y kharma.


Por supuesto, estos son cualidades positivas. Si me preguntan de las negativas -que las tengo-, la peor sería que nunca olvido, aunque perdone.

Mis ocho víctimas son, entonces,: Jocelyn, Joel, Oquendo, Lord Piscis, Luis P., Media Naranja, Valentine y Ana Ive.

No me hago responsable de las respuestas que esta gente escriba ni de lo que se les acuse eventualmente.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...