El regreso del Sorprendente Wico Sánchez, o veinte años sí son algo


Por fin. It's a fact. Enhorabuena.

Luis Rafael Sánchez lanzará más reciente novela el próximo martes 28 de agosto -el mismo día que salen los libros de otros dos caribeñistas, Ojos de luna, de Yolanda Arroyo, y Tatuajes, de Amir Valle.

Carlos Fuentes le ha llamado "El Príncipe de las Letras Caribeñas" al Wico, pero eso suena antipoéticamente cheesy.

Lo importante es el texto, que se titula Indiscreciones de un perro gringo (Alfaguara), una novela humorística y rebosante de sarcasmo. Lo insólito se hace evidente: el narrador es el "Primer Perro Buddy Clinton", mascota del Presidente Bill durante sus ocho años.

Bueno, poco más de ese tiempo atrás, específicamente el 28 de noviembre de 1998, en una entrevista para La Jornada de México, Sánchez confesó que trabajaba en una novela:

"Sí, en una novela en particular. Justamente me alegra que con el viaje a México cierre mis andanzas de este año. Quiero volver a esa novela que tengo abandonada desde hace más de un mes, lapso en el que he estado dando saltos de aquí para allá. Es un trabajo a medias que espero ver terminado para mayo o junio".

Wico nunca dijo el año de ese mayo o junio.

El tiempo es relativo, por supuesto, y más cuando se trata de cosas literarias. Si la terminó para entonces, eso prueba una vez más que toda escritura es reescritura. Si no, que sirva de evidencia que con los libros no debe haber prisa.

Curioso: en la misma entrevista, el novelista dijo que cuando escribía, se interesaba "ir contra los cánones". Yo siempre he pensado en LRS como una especie de escritor de la hibridad, sí, con la parodia y la ironía por norte, seguro, pero mayormente entronado en la tradición clásica de las letras hispánicas.

De todos modos, uno de nuestros primeros novelistas se enfrenta a una nueva generación de lectores que le conocen sólo como lectura compulsoria en algún currículo de enseñanza. Son veinte años desde su última publicación. Como con el caso de Jan Grzebski venido de los muertos, todo esto ha ocurrido desde entonces, aunque, como la memoria, no aparecen en orden cronológico:

1. Obviamente, se fueron los '80 y la "Me-Generation", y con ellos la moda exagerada, los peinados llenos de laca y gel, el synth-pop, y los Reaganomics.

2. El hip-hop y el reggaetón dominan la música popular. La salsa se la han quedado unos cuantos que se cuentan con los dedos de una mano.

3. Rosselló llegó, se fue, volvió, se fue, volvió, como que se fue luego, pero no se fue na', y ahora ya no sabemos quién es quién, porque Acevedo Vilá parece una reverberación suya.

4. Surgió el grunge, como por generación espontánea, y se murió, como por combustión espontánea. Con él, se fue Kurt Cobain. ¿O fue al revés? Igual suerte corrió el merengue.

5. El New Age se apoderó de las recamaras y espacios privados de muchas personas desencantadas con la religión institucionalizada.

6. Cayó el Muro de Berlin y el comunismo, y el planeta se globalizó.

7. Se re-inició el Premio Alfaguara y el Planeta dobló la suma de dinero que otorgaba y la tradujo en Euros (al momento, 600,000 toletes).

8. A propósito: surgió la Unión Europea.

9. Desaparecieron los cassettes y nacieron los Ipods. Llegaron la Internet, los blogs, el correo electrónico.

10. Juan Gelpí, Carlos Pabón, Juan Duchesne, Luis Felipe Díaz, entre otros, estremecieron el establishment intelectual. ¿Que qué somos y qué adónde vamos? It's not Kansas anymore, Toto.

11. Luis López Nieves creó junto a la Universidad del Sagrado Corazón un programa de Creación Literaria. La UPR inició su programa este año. Esperamos una zafra de escritores proximamente.

12. Estados Unidos ha iniciado dos guerras: la del Golfo Pérsico y la invasión de Iraq. PLUS: la guerra interna que tienen con la pérdida de su hegemonia (It had to happen. It always does).

13. Javier Ávila se ganó dos veces el premio de poesía de El Nuevo Día. So much for lightning strikes twice. Después renunció a la UPR.

14. Prolifera la industria editorial que en los '70 pertenecía a Cultural y a Huracán, cuando no las ediciones llamadas "de marquesina", ediciones de autor con nombres de editoriales fantasmas. Llegó entonces Isla Negra. Diez años más tarde, Terranova. Después de la Terra, otras.

15. Mayra Santos se convirtió en la "Diva de las letras caribeñas" (eso no lo dijo Carlos Fuentes, lo dije yo).

16. Revistas y grupos literarios que nacieron, hicieron ruido, y contrario al pie forzado del poema de Dylan Thomas, "did go quietly into the night".

17. Me casé. Tuve una hija.

18. Se jubiló Taína, diosa de los calendarios que adornaron una vez las paredes aburridas de muchos cuartos. Ahora sirve al Señor. Yo también: al señor Johnny Walker.

19. The Matrix hizo ver a Star Wars -la primera cinta, que luego resultó ser la cuarta- de la manera que mi hija debe ver a Popeye en el canal de cartoons Boomerang.

20. Los escritores dejaron de ser "abiertamente" políticos y objetaron el tema de la identidad nacional. Suena a oxímoron, pero fue así. Se fija entonces un nuevo territorio: el del lenguaje.

Hoy día, the 8o's are back. Pero eso cae bajo atributos de nostalgia pesarosa. Pocas cosas no han cambiado desde que Wico publicó La importancia de llamarse Daniel Santos (la cual tuve el honor de editar cuando yo era director de edición en la UPR), como por ejemplo:

1. El comunismo en Cuba.
2. La política armamentista y militarista de los US of A.
3. El status colonial de Puerto Rico
4. Los niveles de analfabetismo y pobreza cultural
5. La foto de promoción de Luis Rafael Sánchez


Bueno, pues para no haber escrito en mucho tiempo, se me fue la mano.
En resumen: todo esto para decir que yo voy al Wico.






You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...