Llorar y llorar... llorar y llorar...


Peor que ver a los New York Yankees humillados -ahora que se fue A-rod y medio mundo- es ver a la hija de uno declararse fanática de los archirivales y hoy campeones mundiales Boston Red Sox.

Eso es así: Sophia Angélica se ha declarado seguidora de mi némesis y me ha frotado en mi decaído rostro el triunfo arrollador de Boston sobre Colorado.

Perdí, además, una apuesta terca -de esas que uno hace por aquello de "dile no a Boston o dame la muerte"- con Ana Ive. Todo el mundo conocía lo que sucedería en cuatro días de baseball, pero no, Elidio La Torre se muere con las botas puestas.

Pues sí: ahora tengo cincuenta toletes menos en mi wallet. Y el logo de los Red Sox en mi blog.

Debí habermelo anticipado.

Damn it.

Tal vez el año entrante... o el después de ese...


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...