Cabiya le pone cabeza al asunto


El amigo Marcos Pérez Ramírez publica en El Nuevo Día el siguiente artículo en torno a La Cabeza, más cuento largo que novela de Pedro Cabiya, y la cual se vende como pan caliente y sin mantequilla en las librerías del Caribe.

**

La primera novela de Pedro Cabiya fue escrita por sus manos, pero en el proceso chocaron varias cabezas. El joven escritor puertorriqueño, quien dirige el Centro de Lenguas y Culturas Modernas de la Universidad Iberoamericana (Unibe), en República Dominicana, incorporó a sus alumnos al proceso de creación de La cabeza, una novella publicada en el país y la vecina nación por la casa Isla Negra Editores.

“Un día no pude prepararme para una de mis clases. Tenía las fotocopias del manuscrito. Mis alumnos ya habían leído El túnel (de Ernesto Sábato) y La piel fría de Albert Sánchez. Les gustaron, pero aún estaban fríos. Quería que leyeran temas diferentes, de intriga o monstruos. Cuando le di la novela (La cabeza) reaccionaron entusiasmados. Hice lo mismo con otras secciones y la reacción fue igual. Entonces, me pidieron saber qué pasó con Gloria (el personaje femenino en torno al cual gira la tétrica trama). Me pedían saber de dónde venía Ezequiel (un doctor desaforado), el hermano de Daniel. Así nacieron los capítulos cinco y diez en los que profundicé sobre el pasado de esos personajes”, ilustra Cabiya.

Tal fue la acogida de los alumnos que la novela comenzó a circular en fotocopias en otras universidades dominicanas. Mas no sólo fueron los universitarios quienes reaccionaron al texto, sino que algunos padres conservadores no estaban conformes con la lectura que Cabiya les había asignado a sus pupilos.

“Llamaron al departamento de Dirección Docente de la Unibe. Pero las quejas no pasaron a más porque les hice constar (a los estudiantes) que en la universidad estábamos trabajando entre adultos y que si no estaban conformes con alguna lectura por motivos morales o religiosos lo único que tenían que hacer era decírmelo”, relata el profesor quien recibió su doctorado de la Universidad de Stanford.

El texto de Cabiya, muy relacionado por su forma a la tradición de la novella (en el sentido italiano renacentista de esta categoría literaria), es un relato que mezcla una atmósfera gótica erótica con la ciencia-ficción, en el que en apenas sesenta páginas el autor maneja hábilmente el morbo macabro y la sexualidad descarada y descarnada, para indagar sobre las tangencias entre el deseo y la culpa.

¿El asunto? Simple. Gloria sufrió una terrible desgracia que dejó su cuerpo cortado a la mitad, postrado en una cama y conectado a un aparato que lo mantiene con vida. Su esposo, Daniel, vive preso de la culpa y tiene que lidiar con el dilema de su ambición erótica por dos amantes, su secretaria Marta y Raquel, la enfermera de su esposa, o ser fiel a su pareja.

“Comencé con la idea de una persona conectada a una máquina cortada por la mitad. Tenía presente el ‘pulp fiction’ de los 1950, con esas preocupaciones de los cuerpos desmembrados. Entonces noté que el dilema de los personajes es la tirantez entre la carne y el alma, por lo que recurrí a la sexualidad para abordar esos temas”, explica el autor.

Al preguntársele sobre si la corta extensión del texto tiene algo que ver con la bienvenida que La cabeza ha tenido entre los lectores jóvenes y si lo premeditó así mientras escribía, Cabiya comenta que “potencialmente pudo haber sido una novela más larga. Pero quería una novela rápida, con anfetaminas. Y como se ha vendido el libro (mil ejemplares vendidos y en camino a la segunda edición), eso me indica que el lector agradece la rapidez que tiene el relato”.

Dicho esto, la conversación toma otro giro: ¿Los jóvenes no leen novelas largas o no leen novelas aburridas que no toquen temas por los que sientan afinidad?

“Los jóvenes no leen porque no hay nada bueno para ellos. Los lectores de hoy quieren pistas que le ayuden a entender lo que viven, como el animé japonés, los videojuegos. Esos géneros tienen algo de búsqueda espiritual”, reflexiona Cabiya, quien es también autor de las colecciones de cuentos Historias tremendas e Historias atroces, así como del cómic para adultos Ánima sola.

Luego de que Cabiya presente La cabeza en la librería La Tertulia, en Río Piedras -hoy a las 4 p.m.- se enfocará en la difusión de su próxima novela Trance, que debe estar para la venta para el primer trimestre del 2008, en una coedición de la editorial Norma en Puerto Rico y República Dominicana.



You may also like

Blog Archive