Fear and loathing in Facebook


El Facebook es una manera de multiplicarnos, cierto, y de repetirnos.

La aplicación creada por Mark Zuckerberg en el 2004 es la última tentación de las tendencias vigentes para un público socialmente acomodado y ciertamente con poder adquisitivo. Es una red social que definitivamente se convierte en un socialismo capitalista virtual donde la gente comparte tragos, cervezas, flores, chocolates y otros obsequios (virtuales, of course) como si fuera Santa Claus en delirio extático.

Entonces caemos en lo verdaderamente común. Hasta ahora, ésto es lo que he “experimentado”:

  1. He recibido centenares de abrazos, incluyendo a gente que ni conozco, pero que igual les recibo. Igualmente, me han pellizcado, me han flagelado y me han dado de nalgadas al punto que me sorprendí comprando velas no sé con qué propósito.
  2. He atestiguado a Mortimer, un protervo oso que primero se supone provea suerte y luego se torna en maldición. He recibido hasta 10 Mortimers en un día. Ya las guerrillas le han tomado de rehén, los perros salvajes lo han descuartizado y hasta lo han decapitado. La Facebookeans lo han celebrado hasta más no poder.
  3. He recibido tantas cervezas de la amistad como para estar borracho 226 días. Eso sin contar los Mojitos, Margaritas, Jack and Coke y Cosmopolitans que me llegan. Bring them on!
  4. He sido colmado de tantos dulces mensajes de bendición que ya hasta le llegan hormigas al teclado.
  5. Me he encontrado con viejas amistades que yo pensaba que habían montado un negocio de Real Estate en otro planeta.
  6. He dejado de ser yo para ser un vegetal, un color, un auto, un asesino en serie, un villano, un personaje de Les Miserables, nunca yo. So much for hyperreal.
  7. He sido expuesto a todo el mundo cuando estoy de mal humor, o tengo hang over, o ando sin ropa interior.
  8. Me han regalado wedgies, almohadazos, plantas que crecen en cuatro días, huevos que se abren en tres y platos exóticos caros. Todo, nuevamente, virtual.
  9. He entrado en peleas entre los fanáticos de los Yankees y los de los Red Sox. Me han escupido la cara, me han arrojado cerveza por el pelo, y me han insultado verbalmente. Y viceversa.
  10. He sido vampiro, zombi, cazador, hombre lobo, ninja, y hasta he colaborado en planes maquiavélicos para conquistar el mundo.
  11. Me han invitado a fiestas, listening parties, parrandas, clubes de lectura, entre otros vacilones.
  12. Primero estuve casado, luego en status de “it’s complicated” y finalmente divorciado. Sigo siendo, no obstante, liberal y kamasutrian buddist.

En esta geografía extraña, no es lo que Facebook pueda hacer de uno, sino lo que uno hagas de Facebook.

Para mí, es otra prueba más de todos somos simplemente una metáfora.

Verdaderas minucias en otra Genérika.

Como Strawberry Fields, “nothing is real”.

(Oye, recibí otro osito...)



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...