Feliz Yule

Yule Approaches, de Emily Carding (©)

El árbolito era símbolo de vida en medio del invierno. El jabalí era asado y ofrendado a los dioses. El solsticio de invierno se convertía en una celebración del tiempo -ese patio negado de nuestra experiencia-. Eso era en una época que Dios era mujer y se adoraba a la Luna.

Y luego llegaron los cristianos y Jesús y el nacimiento y la Navidad y yada yada yada.

El asunto es un caso más del palimpsesto religioso, donde la espiritualidad es suplantada por el dogma religioso.

El arbolito todavía alumbra las salas. El jabalí le cede el lugar a su primo, el lechón.
Y todavía celebramos el tiempo, dominado y marcado por un Dios masculino que nace ese día del 25 de diciembre.

¿El vacilón? Bueno, eso se lo debemos tal vez a las Saturniadas romanas, donde se celebraba a Baco, o al mero impulso humano de darse a los placeres.

Whatever.

La Navidad en la Isla es fiesta, jolgorio "wepa wepa wepa", el "dame l'gua elía" y la ocasional parranda pre-acordada (en los tiempos del acceso controlado, uno tiene que avisar el desastre). Ah, e ir a la misa cuando se puede.

Pero esto es para el que lo quiera creer, ¿eh? Cada quien cree lo que quiera y disfruta a su manera.

Así que, celebren Kwanza o Hannukah, Navidad o Yule, o nada en particular, bendiciones a todos. A fin de cuentas, ya lo dijeron los apóstoles Juan (Lennon) y Pablo (McCartney):

"All you need is love, love...
love is all you need"


PD:
"She loves you yeah, yeah, yeah..."


You may also like

Blog Archive