Por mucho tiempo nos entretuvo. Unió gente. Provocó la incomodidad de otros. Pero su blog era una ciudad ©, y él, un habitante.

Luego, un día, voy a visitarle y zap!
Abducted.

Como la película de Fuguet, anda 'perdido'.

Ciudadanoem ha desaparecido y varias personas me han escrito a ver si sé de su paradero.

Voy para Facebook a iniciar un grupo "Bring Ciudadanoem back".

Plantas artificiales: $13.00.
Comforters: $29.
Televisores: entre $450 y $550.
La experiencia de estar allí: Priceless.

Mi primer -y último- Viernes Negro -el famoso Black Friday que sucede al Día de Acción de Gracias, y que marca el inicio de la temporada navideña- no me dejó ganancias sustanciales.

No llegué a casa con un televisor plasma HD nuevo, ni con laptop nueva, ni siquiera un microondas, medias, ropa interior o los regalos de Navidad.

No. Nada de eso.

Con lo que llegué fue la impresión de haber visto a miles de boricuas comprando plantas artificiales en un país tropical en el que abundan plantas naturales; comforters para dormir en un país que la temperatura promedio es 80 grados F; televisores que se ofrecían al acostumbrado "everyday low price", lo que significa que uno puede ir cualquier día del año y conseguirlo al mismo precio que durante el supuesto "viernes de ahorros".

(Lo demás era accesorio, incidental, comprar por comprar, por no perder el sacrificio de hacer una fila desde la medianoche. Que conste: yo sí fui temprano, no me amanecí en vigilia).

Llegué con la convicción estremecedora de que los puertorriqueños somos animales de consumo, que cualquier cosa nos deslumbra; que tanto que lloramos y a la hora de dejar $500 por un televisor de segunda categoría en Wal-mart a las 5 de la madrugada, nos hacemos fantasía; que vivimos la hiperrealidad más Disneylándica de todas: la de creer que, en efecto, la realidad que vivimos es la realidad.

Y llegué a la incuestionable certeza de que la experiencia es in-trans-fe-ri-ble.

El peor enemigo de un novelista es uno mismo.

Particularmente, luego de un libro éxitoso.

Daría la impresión que uno necesitaría 20, 30, quizás 40 años para poder destilar los jugos creativos y escribir una segunda novela novedosa, de esas que hacen cuestionar a uno si está leyendo lo que está leyendo, pero Chuck Palahniuk prueba que para él el asunto tiene una normalidad que asusta.

Rant es su nueva novela (la octava en su carrera, que inició con The Fight Club). Para mí, que me gusta estudiar los artificios de la construcción narrativa, de inmediato le encuentro un valor sumamente genial: la novela carece de un narrador intermediario entre la acción y el lector.

Por el contrario, se desarrolla toda en discurso directo: los testimonios de diversas personas acerca de la vida de Rant, quien es Buster Casey, un personaje que nunca habla en la novela puesto que desde la primera página se nos dice que ha muerto.

Killer, eh?

Todo lo que conocemos de Rant -su pueblo natal de Middleton, agudo sentido del gusto y el olfato, sus incursiones entre los Nighttimers, grupo contrapuesto a los Daytimers, etc.- viene en boca de otros hablantes que son entrevistados a lo largo de la novela, y cuyos testimonios a vecescoinciden, pero otras veces se cancelan.

Multifocalismo a lo William Faulkner en exceso de cafeína.

Pero nada sale de la nada.

De todos modos, se requiere dominar el medio para lograr montar una novela donde toda la caracterización del personaje principal, sus acciones y consecuencias, es indirecta.

La cúpula cerebral se estremece. De pronto nos encontramos con que la novela es nos habla de una distopía.

Y eso no es lo mejor.

Lo mejor es que cuando Rant (Buster) muere en medio de una competencia de PArty Crashing, su cuerpo desaprece, y se especula que ha viajado atrás en el tiempo a encontrarse con Grimm Taylor Simms, que es él mismo en una vida anterior, para evitar que Grimm viole a la propia madre de Rant.

Back to the future anyone?

Mercy.

Esto es caviar de lectura para lectores exigentes, que buscan entretenimiento inteligente a expensas de un estiol narrativo visceral.

Ahí no acaba todo, pero no digo más.

El Departamento de Inglés de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, propone, en su Poetry Reading Series, una lectura bilingüe entre el doctor Richard Weinraub y un servidor. Richard leerá de Wonderbread Hill y de Maravilla rebanada, mi traducción de su libro de poemas. Yo leeré de Vicios de construcción y de Archipielago, mi libro de poemas en inglés que por fin verá prensas.

La lectura será el jueves 29 de noviembre a las 6:30P.M., en el Seminario Lewis Richardson de la Facultad de Humanidades.

Habrá open mike para los que lleguen.

Lo mejor de la X FIL de Puerto Rico fueron los juntes poéticos. Aquí en la foto: Io, Madeline Millán, Rodolfo Häsler (España), Zoé Jiménez Corretjer, Etnairis Rivera, Elizabeth Cazessús (México), Alberto Martínez Márquez, Carlos Esteban Cana, Ylonka Nacidit Perdomo (República Dominicana), Hjalmar Flax y Néstor Barreto.



Los autores se botaron: Yolanda Arroyo, Gary Morales, Leticia Ruiz y Abdiel Echevarría promocionaron sus obras, y con é$ito.



Por autores como esos es que nos dan premios como estos: Gran Premio Nuevas Publicaciones por la excelencia editorial.

Sólo en cinco años, coño...

Espero que eso no sea para que me retire.


Quedan invitados al Encuentro Internacional de Poetas dentro del marco de la X Feria Internacional del Libro-PR 2007, que inicia hoy en el Centro de Convenciones en Miramar.


Poetas invitados del extranjero
:
Elizabeth Cazessús (México), Rodolfo Häsler (España) y Jeannette Miller, Víctor Villegas, Ylonka Nacidit Perdomo (República Dominicana)


Miércoles 14 de noviembre 4:00- 5:00 pm

Víctor Villegas
Jeannette Miller
Ylonka Nacidit Perdomo
Rodolfo Häsler
Elizabeth Cazessús
Angel Luis Méndez
Vicente Rodríguez Nietzche
Wenceslao Serra Deliz
Marcos Rodríguez Frese
Edgardo López Ferrer


Jueves 15 de noviembre 5:00- 6:00 pm

Víctor Villegas
Jeannette Miller
Ylonka Nacidit Perdomo
Rodolfo Häsler
Elizabeth Cazessús
Elidio La Torre Lagares
Zoé Jiménez Corretjer
Rafael Acevedo
Madeline Millán
Alberto Martínez Márquez


Sábado 17 de noviembre 4:00-5.30 pm

Jeannette Miller
Rodolfo Häsler
Elizabeth Cazessús
José Luis Vega
Vanessa Droz
Hjalmar Flax
Yvonne Ochart
Kattia Chico
Néstor Barreto
Etnairis Rivera


Nuevo año, libro nuevo.

Bastantes cosas han ocurrido durante el 2007. Así que en el 2008 me devuelvo a mis asuntos primordiales, aunque sea parcialmente.

Y ya está listo. Ya era hora de lanzar un nuevo poemario.

Habrá una preventa. Habrá una donación a las mujeres víctimas del cáncer del seno, como mi madre y mi tía Luz.

El libro sale en conjunto con otros libros de gran factura, como el de Guillermo Rebollo Gil, el de José María Lima, el de Noel Luna y el de Martín Espada, por mencionar algunos.

Algunos poemas los pueden leer en abocallena.

Veremos.

El amigo Marcos Pérez Ramírez publica en El Nuevo Día el siguiente artículo en torno a La Cabeza, más cuento largo que novela de Pedro Cabiya, y la cual se vende como pan caliente y sin mantequilla en las librerías del Caribe.

**

La primera novela de Pedro Cabiya fue escrita por sus manos, pero en el proceso chocaron varias cabezas. El joven escritor puertorriqueño, quien dirige el Centro de Lenguas y Culturas Modernas de la Universidad Iberoamericana (Unibe), en República Dominicana, incorporó a sus alumnos al proceso de creación de La cabeza, una novella publicada en el país y la vecina nación por la casa Isla Negra Editores.

“Un día no pude prepararme para una de mis clases. Tenía las fotocopias del manuscrito. Mis alumnos ya habían leído El túnel (de Ernesto Sábato) y La piel fría de Albert Sánchez. Les gustaron, pero aún estaban fríos. Quería que leyeran temas diferentes, de intriga o monstruos. Cuando le di la novela (La cabeza) reaccionaron entusiasmados. Hice lo mismo con otras secciones y la reacción fue igual. Entonces, me pidieron saber qué pasó con Gloria (el personaje femenino en torno al cual gira la tétrica trama). Me pedían saber de dónde venía Ezequiel (un doctor desaforado), el hermano de Daniel. Así nacieron los capítulos cinco y diez en los que profundicé sobre el pasado de esos personajes”, ilustra Cabiya.

Tal fue la acogida de los alumnos que la novela comenzó a circular en fotocopias en otras universidades dominicanas. Mas no sólo fueron los universitarios quienes reaccionaron al texto, sino que algunos padres conservadores no estaban conformes con la lectura que Cabiya les había asignado a sus pupilos.

“Llamaron al departamento de Dirección Docente de la Unibe. Pero las quejas no pasaron a más porque les hice constar (a los estudiantes) que en la universidad estábamos trabajando entre adultos y que si no estaban conformes con alguna lectura por motivos morales o religiosos lo único que tenían que hacer era decírmelo”, relata el profesor quien recibió su doctorado de la Universidad de Stanford.

El texto de Cabiya, muy relacionado por su forma a la tradición de la novella (en el sentido italiano renacentista de esta categoría literaria), es un relato que mezcla una atmósfera gótica erótica con la ciencia-ficción, en el que en apenas sesenta páginas el autor maneja hábilmente el morbo macabro y la sexualidad descarada y descarnada, para indagar sobre las tangencias entre el deseo y la culpa.

¿El asunto? Simple. Gloria sufrió una terrible desgracia que dejó su cuerpo cortado a la mitad, postrado en una cama y conectado a un aparato que lo mantiene con vida. Su esposo, Daniel, vive preso de la culpa y tiene que lidiar con el dilema de su ambición erótica por dos amantes, su secretaria Marta y Raquel, la enfermera de su esposa, o ser fiel a su pareja.

“Comencé con la idea de una persona conectada a una máquina cortada por la mitad. Tenía presente el ‘pulp fiction’ de los 1950, con esas preocupaciones de los cuerpos desmembrados. Entonces noté que el dilema de los personajes es la tirantez entre la carne y el alma, por lo que recurrí a la sexualidad para abordar esos temas”, explica el autor.

Al preguntársele sobre si la corta extensión del texto tiene algo que ver con la bienvenida que La cabeza ha tenido entre los lectores jóvenes y si lo premeditó así mientras escribía, Cabiya comenta que “potencialmente pudo haber sido una novela más larga. Pero quería una novela rápida, con anfetaminas. Y como se ha vendido el libro (mil ejemplares vendidos y en camino a la segunda edición), eso me indica que el lector agradece la rapidez que tiene el relato”.

Dicho esto, la conversación toma otro giro: ¿Los jóvenes no leen novelas largas o no leen novelas aburridas que no toquen temas por los que sientan afinidad?

“Los jóvenes no leen porque no hay nada bueno para ellos. Los lectores de hoy quieren pistas que le ayuden a entender lo que viven, como el animé japonés, los videojuegos. Esos géneros tienen algo de búsqueda espiritual”, reflexiona Cabiya, quien es también autor de las colecciones de cuentos Historias tremendas e Historias atroces, así como del cómic para adultos Ánima sola.

Luego de que Cabiya presente La cabeza en la librería La Tertulia, en Río Piedras -hoy a las 4 p.m.- se enfocará en la difusión de su próxima novela Trance, que debe estar para la venta para el primer trimestre del 2008, en una coedición de la editorial Norma en Puerto Rico y República Dominicana.

Es oficial.

Queda constituido el Elidios of the World Club.

Me escribe Elidio Alvarez Sánchez y me dice:

Yo también tengo ese mismo "castigo" (me llamo Elidio) y creo que soy el único en este
país (Argentina). Aquí por ser un nombre tan raro, mas que nombre es un "apellido" .... dado que no es lo mismo que un Roberto, un Carlos, etc.

Por mi parte tengo 49 años de edad, soy hijo de padres y abuelos españoles, trabajo en

las radiocomunicaciones, hobby ser radioaficionado y la pesca.
Tengo una humilde página web dedicada al hobby (radioaficionados):
http://www.lu1ea.com.ar

Me gustaría ser parte del "Club de los Elidios

La solicitud ha sido aceptada. Ya somos dos.

Pronto nos globalizaremos.

Blog Archive

Search This Blog

Loading...