Edwidge Danticat y otras desde Genérika Clack Clack

La primera vez, fue Saramago quien a través de Cari Sorondo me hizo llegar uno de mis más atesorados libros, Ensayo sobre la ceguera, firmado por nada más y nade menos que Papá.

Papá es Saramago.

Ahora, gracias a la gentileza de Pierre y Luccia -quiens sirvieron de courier-, Edwidge Danticat me obsequia su nuevo libro, Brother, I'm Dying, una biografía de los hombres en su vida: su padre y su hermano mayor.

La escritora haitiana, novia literaria de Junot Díaz, comparte conmigo no sólo su novela, sino que, al igual que mis Vicios, lleva un epígrafe de Paul Auster.

Como con Saramago, no tengo obra para intercambiar con ella.

Hay hermandad.

Aquí, por la Genérika, dos sucesos de celebración me causan mucha satisfacción: la publicacion de la colección de cuentos Crímenes domésticos, de Vanessa Vilches, bajo el sello Cuarto propio, de Chile, y por otra parte, Tu versión de las cosas, de Carmen Valle, bajo Ediciones de la Flor, de Argentina.

Hay buena brisa y las olas invitan.

Esto apunta a una cosa: nuestra literatura y nuestros escritores se celebran en el cono sur, como ha probado anteriormente el éxito de Yolanda Arroyo y como ha dejado entrever Ivan Thays durante su reciente visita a la isla.

Mientras, los jueyes boricuas se jalan unos a otros, para ver quien sale primero por encima del caparazón del otro, sin saber que andamos metidos en la misma olla.


You may also like

Blog Archive