Volpi en Generika

“Mi punto de partida como novelista: explorar lo peor que hay en mí”, dice Jorge Volpi en lo que será parte de su próximo libro, El jardín devastado, el cual leyó durante su reciente visita a Generika por invitación de Mayra Santos Febres.

Por supuesto: lo primero que viene a la mente es la pérdida del paraíso, o la caída del cielo. Como canta Ismael Serrano, ya nada es lo que era.

De la velada guardo una muy agradable impresión.

Entre amigos nuevos y viejos, tuve la oportunidad de escuchar a un narrador que conoce su materia prima: la palabra. Y no me refiero a la escritura impecable (perfecta, me dijo Edgardo Rodríguez Juliá), sino a la manera en que Jorge enunció la lectura de su texto.

Leo poesía pero no la escribo, me había dicho antes.

Eso resultó muy obvio al final. Como si su punto de partida [como poeta que no es] fuera explorar lo mejor de él.

Ciertamente, una rareza: si sorprendente suele ser la manera en que muchos poetas asesinamos nuestra propia obra -porque no leemos, sino que dictamos palabras-, imagínese un narrador que modula con eficacia poética su prosa.

Pero lo más satisfactorio de El jardín es la sutileza de su compleja facilidad en el decir.

El jardín devastado se encuentra dispuesto, por el momento, en el blog de Volpi.


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...