Muere Elidio La Torre Lagares- otra vez.

Ayer el programa En la punta de la lengua, que produce Caridad Sorondo, transmitió el episodio titulado “Los poetas ante la luz de las palabras” en el cual participaron varios destacados amigos, como Ángel Darío Carrero y Guillermo Rebollo-Gil. En fin, exquisito.

El último segmento del mismo contó con mi participación, e incluso el programa cerró, en un excelente montaje de edición, con mi poema “Sentida nota de duelo”, que es el poema que cierra mi libro Vicios de construcción a manera de epitafio.

Qué les digo.

De pronto se corrió la noticia: Elidio La Torre Lagares había muerto.

Las llamadas a TuTV no pararon. Qué cuándo sucedió eso. Qué cómo aconteció. Que si al pobre yo le conocía. Los colegas abogados de mi hermana comenzaron a darle el sentido pésame y ella, entre el horror y la inercia, sólo podía imaginarse lo peor sin saber tan siquiera de qué hablaban.

Llamaron a la UPR. Me llamaron al celular. Me textearon. Me escribieron emails. Amigos, familiares y estudiantes: todo el mundo preveía lo peor, y hasta hubo una falsa alarma de artefacto explosivo en la Plaza Universitaria de la Universidad de Puerto Rico, donde yo, desentendido de todo lo que estaba ocurriendo, impartía feliz un taller de redacción de cuentos en la UPR. (Lo de la falsa alarma fue casualidad, supongo)

Caridad me llamó y me informó que hasta el director de programación del Canal 6 se había preocupado.

En fin: muy a pesar de lo que muchos podrían desear, no: no me he muerto por quinta vez.

¿O sí?

Bueno, después de todo, estos son vicios de construcción.


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...