R.I.P. y el fracaso de las grandes narrativas

Nos dijeron que era una lucha cerrada. Que el juego andaba empate. Nos dijeron que esto era para largo. Se nos presentaron con uniformes de equipo olímpico. Nos dijeron que los cargos del gobernador eran persecución política. Que él iba pa’ lante. Y Miguel Hernández Agosto y Melo Muñoz empeñaron su palabra por él.

Todo era una hiperrealidad. Nos vendieron cucas. Que si venía la virazón. Nos pasaron los 20. La prensa se equivocó.

Todavía, a las 7:06 PM, no es oficial, pero Aníbal Acevedo Vilá se llevó al Partido Popular Democrático a la tumba.

Algunos politólogos –Ronnie Jarabo, Roca Pabón, entre otros–, se daban al discurso apologético en defensa de lo indefendible, diría yo.

Hoy el Partido Popular queda enlutado, destruido. Puerto Rico entra al siglo XXI. Se muere la colonia.

Las narrativas, esos discursos ficticios repetidos ad nauseam como un loop hasta que comienzan a creerse, y que se difunden públicamente a través de los medios, no siempre funcionan.

The future's so bright, I gotta wear shades. Llegamos al siglo XXI.


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...