La cultura, como constructo, es un depositario de conocimiento acumulativo que se inscribe en la memoria. Experiencias, creencias, valores, actitudes, nociones del tiempo, desempeño del individuo en la sociedad, relaciones espaciales, conceptos de la realidad y del universo, y el mundo físico material se hacen una suma, la cual un grupo de individuos intenta explicarse a través de manifestaciones esencialmente espirituales, psicológicas o petenecientes a nuestro mundo anímico interior.

La cultura es capital ideológico -lo cerebral- que come de la emotividad -lo pasional-. Es la manera que se rompe la galleta. Y la manera en que se hace, también.

Y a pesar de que a veces pareciera lo contrario, la cultura es un hacer colectivo -no siempre representado o autorizado por quienes se dicen informala-.

Pero hoy, Tatiana Pérez Rivera y Leyra González de El Nuevo Día, dando dos veces adelante, componen el siguiente artículo carta a manera de sugerencias para el nuevo gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño, y de las cuales el amigo y poeta de Terranova, Guillermo Rebollo-Gil, y yo fuimos partícipes.

-------

Estimado Luis Fortuño, gobernador electo de Puerto Rico:

Ahora que la palabra cambio se privilegia en el vocabulario cotidiano, resulta pertinente incluir la gestión cultural entre las múltiples agendas que tendrá que atender tan pronto pise La Fortaleza en enero del 2009. Como todos, los integrantes del sector cultural exigen prioridad.
Es difícil predecir el futuro, pero resulta sencillo escuchar lo que preocupa a quienes día a día convierten el término cultura en algo tangible.

Con alguna o ninguna ayuda gubernamental, un grupo de personas ha gestado proyectos que -impulsados por la fuerza del teatro, la música, la danza, las imágenes y la palabra- alimentan y estimulan a los habitantes de este territorio rodeado de agua.

Claro les queda que quieren continuar con esta misión que les apasiona; de ahí el empeño por expresar cómo el Gobierno puede fortalecer o viabilizar sus quehaceres. Preocupaciones y recomendaciones quedan a su consideración como un mapa de necesidades apremiantes.
Por lo pronto, ellos ofrecen el “espacio de la confianza” para que “ponga la acción donde ponga la palabra”. A continuación, una muestra de los desafíos que encaran.


Teatro
“Pediría que se respeten proyectos que han generado industria y empleo para la clase teatral, aun cuando hayan sido gestados en otras administraciones. Por ejemplo, la gira de la Sociedad General de Teatro, un proyecto sin colores de partido que en los últimos tres años ha ofrecido teatro gratuito en municipios rojos y azules y ha empleado a centenares de artistas. Si vamos a levantar el País, debemos tener un papel fundamental porque la cultura mueve todos los motores, da sentido y dirección”.
Roberto Ramos Perea, dramaturgo

“Debe incentivar el rescate, por parte de grupos artísticos, de nuevos espacios -como edificios gubernamentales, casas abandonadas, zonas debajo de los puentes- para la difusión de las artes. Si a eso le atas un mayor auspicio a las producciones teatrales, tienes pequeños grupos haciendo proyectos teatrales por toda la Isla a precios razonables para el público. Además, que no le dé espacio a la censura sobre las expresiones artísticas porque los artistas somos librepensadores”.
Rafael Rojas, director de la Compañía y Teatro Coribantes

Galerista
“Hay que ayudar a proyectar mejor el trabajo de los artistas puertorriqueños en el mundo para atraer al coleccionista internacional. El arte puertorriqueño necesita del turista extranjero porque el coleccionista local, desde que va a ferias internacionales, compra más afuera. El mercado local ya no da para más y aquí hay talento que exportar”.
Carlos Rivera, propietario de Galería Raíces

Escritores
"Que desde foros como la academia o el Instituto de Cultura Puertorriqueña se avalen propuestas diferentes sobre constructos de la identidad puertorriqueña como son la raza, la sexualidad, el género o la clase. Se puede hacer con proyectos de crítica académica o desde el trabajo de los escritores. No debemos seguir con propuestas que fomentan las mismas visiones tradicionales, homogéneas y folclóricas de los puertorriqueños que hemos tenido en los últimos 50 años".
Guillermo Rebollo Gil, poeta

“Legislar para obligar a los centros de distribución y venta de libros a destinar un espacio apreciable a nuestra literatura y a celebrar durante el año un número específico de actividades que la promuevan tanto en la Isla como en el exterior. Requerir, además, al Departamento de Educación, que actualice su currículo en lo referente a la literatura puertorriqueña, mediante compras periódicas de obras contemporáneas”.
Juan Antonio Ramos, escritor y profesor universitario.

Danza
“Este es un pueblo danzante y se debe usar esa herramienta para cambiar actitudes mediante un programa estructurado. La danza debe ser una alternativa real para espectáculos y talleres del Gobierno y en la representación de Puerto Rico en el exterior. No es que el Gobierno regale dinero a la compañías de baile, sino que separen un presupuesto para su contratación consistente, porque eso expone el ballet y la danza contemporánea a nuevas audiencias y genera empleos para las compañías que trabajan todo el año como Andanza, Balletconcierto, Ballets de San Juan y Balleteatro Nacional”.
Lolita Villanúa, directora de Andanza

“Es necesario educar al estudiante para que comprenda que la danza es un legado cultural y artístico universal. Así tendrá opciones de carreras profesionales dentro de las artes escénico-musicales, y no verá la danza como un pasatiempo. Hay que lograr, además, que la empresa privada apoye las instituciones culturales de danza en Puerto Rico”.
Carlos Cabrera, director artístico de Balletconcierto

“Ayudar a generar proyectos y programas en la educación para que a la juventud se le lleve la danza clásica y tenga la oportunidad de experimentarla. También, que se haga un esfuerzo por subir el endoso que se da a las personas de las artes para que pueden verdaderamente mantener a los artistas porque, si no, los perdemos. Es imposible para un bailarín subsistir en la Isla y por eso se nos va a otras partes”.
Lolita San Miguel, fundadora de Balletconcierto

Museos
“Para continuar con el fortalecimiento de esta institución, debe adjudicarse un presupuesto anual recurrente cónsono con las necesidades y servicios que ofrecemos y un fondo dotal que permita una mayor autosostenibilidad financiera. Sería bueno contar con una exención del pago de servicios de energía eléctrica, porque una parte considerable del presupuesto que hoy día asigna el sector gubernamental ($1.2 millones) es destinado a estos fines. También se debe establecer un marco legal que permita mayores ventajas contributivas a aquellos interesados en contribuir con el desarrollo económico de los museos en el País”.
Lourdes Ramos, CEO y directora ejecutiva del Museo de Arte de Puerto Rico

“Es oportuno contar con una oficina o agencia gubernamental que desarrolle y auspicie intercambios entre museos o proyectos curatoriales que faciliten la exposición de artistas locales en plataformas importantes en el exterior, así como la exposición de artistas internacionales en nuestro suelo. También deben considerarse becas para residencias de artistas plásticos en museos y un fondo permanente para la adquisición y conservación de obras de arte”.
Elsa María Meléndez, artista y curadora del Museo de Arte de Caguas

Editoriales
“Deberían atenderse los incentivos corporativos y eximirnos de los impuestos de venta. Las editoriales pequeñas y medianas producimos el carácter literario del País y tenemos que competir con las publicadoras multinacionales. Eso pone al libro nativo en desventaja frente al libro que se produce en Puerto Rico, pero cuyo capital matriz no es puertorriqueño. Haría falta revitalizar una ley del libro y que el fomento de la lectura no pase como un proyecto político. Los libros son productos de consumo que pueden atraer un turismo cultural. Hay que apoyar la presencia de nuestros textos en ferias internacionales, porque para que salgan del País se necesita mollero y una estructura que apoye”.
Elidio La Torre Lagares, poeta y editor de Terranova Editores

Arte
“En el campo de las artes plásticas falta atención crítica en publicaciones, que haya pensadores que analicen y provoquen interés en lo que uno hace. También apoyo al coleccionismo, que se fomente un mercado interesado y comprometido que apoye lo que uno crea”.
Charles Juhasz-Alvarado, artista

“Quisiera invitar a almorzar una tarde al gobernador Fortuño para poder mostrarle con ejemplos concretos que nuestros artistas no necesitan de un gobierno benefactor, sino de un gobierno catalizador. Puerto Rico espera. Estamos listos”.
Quintín Rivera, artista

Música
“Es vital que revisen la Ley del Envejeciente (Ley 108 del 12 de julio de 1985), porque es abusiva contra los promotores. Es justo que haya un límite en el número de boletos que se les otorga, con descuento o gratis, en cada función, y que se le acredite al productor cuando da ese boleto porque lo paga él. También, se deben agilizar los procesos burocráticos relacionados al desembolso de fondos. Si la Legislatura te adjudica unos fondos, que no haya que esperar casi un año porque una agencia de gobierno te los otorgue”.
Carlos Carbonell, director artístico de Ópera de Puerto Rico

“Que le haga justicia a la negritud y a la cultura negra que ha sido maltratada. Y a los músicos y artistas de este País, que como la gente de la bomba y la plena están sin empleo, se le deben atender sus necesidades”.
Jesús Cepeda, presidente de la Fundación Rafael Cepeda

Acaba de posarse en mis manos la edición de Vírgenes, de Eddie Ferraioli, obra que bajo ese nombre auna 20 mosaicos de diveras dimensiones, y en los cuales se recrea toda una mitología en torno a la flora de Puerto Rico (hecha mujer aquí). Excelente manera de cerrar el año, sin duda.

Eddie, fundador de la Primera Iglesia al Aire Libre y Pagana de los Poetas Perdidos, vuelve a la mitología para tratar de entender y superar la condición a la que se someten miles de mujeres víctimas de violencia doméstica. La Vírgen es la intocada, la primera mujer, antes de ser sometida al fascismo de la religión del hombre.

Acompañan a las obras de Eddie los poemas míos compuestos para el "Réquiem Domesticus", composición de Carlos Alberto Vázquez.

El Réquiem va dedicado a la misma causa que Vírgenes, e inaugurará el órgano del Teatro de la Universidad de Puerto Rico durante el comienzo del Festival Casals 2009 el próximo 21 de marzo. Mis poemas serán cantados por la soprano Margarita Elia, la mezzo-soprano Edna Brochnik, el tenor Karym Sulaiman, el bajo Denis Sedov, el Coro de la UPR junto a Coralia bajo la dirección de Carmen Acevedo, el Coro de Niños de San Juan y el organero Scott Hanoian, bajo la dirección del maestro Michal Nestorowicz, acompañados por la Orquesta Sinfónica de Puerto

Rico.

El libro se presenta el jueves 20 de noviembre de 2008 en el Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan. Del Réquiem, un adelanto:


Las voces caen como lluvia de dientes

Y en mis venas deshuesan multitudes

En mi sangre han decantado serpientes

Que se coronan por los ataúdes


Me guarda la piedra en su mutismo

Por el otoño de las caracolas

En mis penas se fermenta el abismo
de una tumba que comparto a solas


Y el horror se acoge en remanso ciego:

por la cuesta del aliento tronchado,

las espinas han cantado su fuego


En mi boca late un verbo negado,

y entre el recejo del mar aniego

queda un silencio de musgo entorchado.


Michelle Rodríguez pertenece a una generación de escritores sobresalientes, esencialmente nacidos después de los 1980, lo que los convierte en Gen Y'ers mediatizados e intervenidos por el ámbito de lo global. No es casualidad que apenas en sus 20 no hay quien les meta los 20 y, por tanto, produzcan un trabajo de apreciable calibre literario.

Actriz (¿actora? ¿actor?), pero sobre todo, poeta, Mich pone en escena La batalla por la Escarcha, escrita por ella y dirigida por Moncho Conde y Luis Olivo.

Pero esto no se trata de simplemente una obra. En un esfuerzo por evitar que el Teatro Diplo cese sus funciones, los productores donarán el dinero que recaude en la taquilla para ayudar al esfuerzo de salvar el teatro -la localidad física, y quien sabe si hasta el género mismo-.

La batalla de la escarcha va el 20,21 y 22 de noviembre a las 7:00 P.M.

Aquí, un par de poemas de Michelle:

El gatillo del cuervo

Eres un

pájaro

crucificado

entre la bruma desencantada

de un reloj

que grano a grano

aborta

las promesas

de su

existencia.


Vaticinio del encuentro

Intrucciones:

Llene los espacios vacantes con el secreto que desee.

No hay respuestas correctas ni incorrectas,

sino diferentes símbolos por descubrir.

Hacen una incisión y se arrastran.

Y son __________ y penetran en la grieta...

a. flechas saladas

b. insectos afilados

c. bestias domesticadas

d. todas las anteriores

...para el sacrilegio

Quizás el rito tendrá lugar en el ´´Bone chest’s jewel´´

donde por siempre han vigilado

los secretos en carne viva.

¿O la ceremonia será en el tálamo?

Donde la película sobre el ____­_____ ...

a. clavar polvoriento

b. monólogo sarcástico

c. concierto desquiciado

d. ninguna de las anteriores

...provocará un estallido de lava multicolor.

Si los romances caballerescos proveyeron a Edmund Spenser (The Faerie Queene) con un medio por el cual podía explorar la tiranía y la violencia de las estructuras sociales, Richard Marx Weinraub, en Maravilla Rebanada inventa su propia herramienta –la “sonovella”, o novela en sonetos- con la misma intención gráfica y poética de adentrarse en la turbulencia de lasprotestas estudiantiles, la represión política y la violación del personaje principal –Jimmy Toledo-, cuya ambivalencia sexual se convierte en metonimia de 510 años de colonialismo en Puerto Rico. Más aún, la subyacente alegoría de los asesinatos de Quito Coto y Héctor del Rosario (quienes caracterizan a Carlos Soto Arriví y a Arnaldo Darío Rosado), muertos en el Cerro Maravilla, nos revela que la forma poética, en el mejorde los casos, puede ser tan escapista como horrísona en su intento de mediar con la realidad.

Parte épica política, parte épica gay- Maravilla rebanada (una sonovella, o novela escrita en sonetos) portentaba la dificultad de traducir el pentámetro yámbico a endecasílabo. Por supuesto, los pareceres sintácticos entre los dos idiomas son tratados de manera distinta, y debido al frecuente encabalgamiento de los versos en el original, la rima consonante fue sustituida por otros artificios fonológicos como la aliteración, la asonancia y la rima interna, entre otros, que proveen un sentido probablemente más rítmico que el mismo texto original.

Mañana, en el seminario Lewis Richardson, del Departamento de Inglés de la Facultad de Humanidades, a las 4:30 PM, compartiremos una lectura bilingue. Luego habrá un micrófono abierto para los que quieran asisitir y leer sus poemas.

A continuación, los primeros dos sonetos del capítulo XI, uno de mis favoritos:


Las vistas desde el Salón de la Muerte,
—boricuas libres en capilla ardiente
bajo la corona del albo mascarón—
la heredada y gorda Constitución—
en cámaras, la matanza de San Cristóbal—
la rotonda del Capitolio, y de pronto
un modelo preparado a escala
para la romántica Maravilla:
Quijote gringo, cuyos molinetes
parece torres teletransmisoras—
el hemiciclo convertido en danzón
de fotos que barritan los vientos del poder:
Rosario— jirón soplado y sesgado—
el rostro de Quito— es pan rebanado.


El rostro de Quito es pan rebanado
esta sensación se hunde en mis entrañas.
Recuerdo la montaña— como corrí—
y temí— muy atenuado— incapaz
de ser hombre cuando más debí serlo.
Como William Butler Yeats, cuya carne
flácida fantaseaba que era teta
dorada antes de obtener las joyas de
la corona— el Obispo en mi espejo
me adula y asalto pezones al alba;
sin garras andrajosas, soy camarón
y ahora ni mis hijos son mi engendro.
Quiero saber: ¿Fue Tom, Dick, Ned? ¿Quién osa?
¿Murió Quito en nuestra cama de rosa?
Pues lo hermoso no es más que el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar, y lo admiramos tan solo en la medida en que indiferente, rehusa destruirnos, dice Rainer María Rike.

No menos de lo señalado por la poeta Carmen Ana Pont en su carta-prefacio a la Metamorfosis de Rafael Trelles (Terranova, 2009):

Tus cuadros representan una tregua visual y espiritual, una suerte de esperanza para quienes nos sentimos cautivos entre los muros de ruido de este mundo. Pero no me tomes a mal, no quiero ni siquiera sugerir que tu obra sea utópica, que esté desconectada de la realidad política y social o que represente simplemente un escape de ellas. Sabemos que no es el caso... La fealdad, la crueldad y la violencia fluyen por tu paleta, pero también la nostalgia del sabernos expulsados de un paraíso nunca visto pero siempre presentido. Insisto, siempre tengo la impresión de que gran parte de la vitalidad de tu obra reside en su afincarse a la vez en las realidades de tu mundo interior privado e incomunicable y en las del mundo exterior que con responsabilidad todos compartimos contigo.

Rafy Trelles es un poeta.
Para que el acto de ver preceda a las palabras, vemos muy poco.

Trazos de John Burguer: el ver establece nuestro lugar en el mundo. Es el sentido que se prima en la cultura occidental. When I see the future, I close my eyes (Laurie Anderson). Pero ver no es mirar; el primero es el acto de aprehensión de la imagen; el segundo es una función biológica del aparato ocular. I am the eye in the sky, looking at you (Allan Parsons Project). La imagen se adentra en el ojo, pero lo que vemos queda determinado por lo que conocemos o por aquellas creencias que nos sostienen.

En un sistema de producción y consumo como en el que nos desarrollamos, no podríamos ni tan siquiera imaginar todas las cosas que miramos sin ver nada en ellas, o simplemente cosas que jamás podremos ver, dada nuestras limitaciones.

Las imágenes tienen un sentido removido de su tiempo y espacio original. En varios anuncios comerciales de televisión, el llamado Tren Urbano parece infinito. Si entendemos lo que vemos, lo asimilamos; nos provoca una nueva dimensión de conocimiento. How does it happen that Thursday seems like Friday? (The Body Artist, de Don De Lillo). Como el cielo, que aunque lo vemos azul, es incoloro. De hecho, no hay un tal cielo concreto. Images of broken light which/dance before me like a million eyes:/ they call me on and on across the universe (The Beatles).

El objeto seduce. Mirar es poseer, mas si no vemos, quedamos desposeídos. Demasiado pedir para una cultura basada en la imagen, que siempre es una evocación de lo pasado, como la memoria, o como la poesía que intenta aferrarla.

A veces no vemos, cierto. We all suffer alone in the real world; true empathy's impossible (David Foster Wallace).

Demasiado pedir para un mundo obsesionado con la propiedad privada.

Sin duda: no somos lo que tenemos; todo lo que somos es resultado de lo que hemos pensado.

Sounds of laughter, shades of life...
Yo vi a Madonna arrastrarse por el escenario, en lingeré y de pronto andar en bustiere y mahones era la cosa más natural del mundo, mientras en Puerto Rico se dilucidaban los crímenes en Cerro Maravilla.

Yo vi a Boy George infundirle úlceras a Ronald Reagan.

Yo vi el virus del SIDA comerse amigos, amigas y otros no tan conocidos.

Yo vi la campaña de la abstinencia fracasar.

Yo vi la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética y el comunismo.

Yo vi el siglo XXI comenzar.

Yo vi el hip-hop pasar de la marginalidad a la manifestación cultural de impacto que es hoy.

Yo vi el mundo cambiar en la manera que se comunicaba –desde el teléfono de discado hasta la llegada de la Internet.

Yo he visto la afluencia y la abundancia desembocar en corrupción y carencia.

Yo he visto muchas cosas.

Ayer, vi a Barack Obama levantarse como el primer presidente mulato en la historia de los Estados Unidos.

He visto el siglo XXI comenzar.

What a ride.
Nos dijeron que era una lucha cerrada. Que el juego andaba empate. Nos dijeron que esto era para largo. Se nos presentaron con uniformes de equipo olímpico. Nos dijeron que los cargos del gobernador eran persecución política. Que él iba pa’ lante. Y Miguel Hernández Agosto y Melo Muñoz empeñaron su palabra por él.

Todo era una hiperrealidad. Nos vendieron cucas. Que si venía la virazón. Nos pasaron los 20. La prensa se equivocó.

Todavía, a las 7:06 PM, no es oficial, pero Aníbal Acevedo Vilá se llevó al Partido Popular Democrático a la tumba.

Algunos politólogos –Ronnie Jarabo, Roca Pabón, entre otros–, se daban al discurso apologético en defensa de lo indefendible, diría yo.

Hoy el Partido Popular queda enlutado, destruido. Puerto Rico entra al siglo XXI. Se muere la colonia.

Las narrativas, esos discursos ficticios repetidos ad nauseam como un loop hasta que comienzan a creerse, y que se difunden públicamente a través de los medios, no siempre funcionan.

The future's so bright, I gotta wear shades. Llegamos al siglo XXI.
Siete años atrás (¿siete?), mientras me preparaba para lanzar mi novela Historia de un dios pequeño (Plaza Mayor, 2001), Mercedes López-Baralt, la presentadora del libro, me llamó a una esquina de la librería Borders de Plaza Las Américas, y me dijo: “Querido, Elidio, indistintamente de lo que diga yo hoy aquí, te advierto: esta novela no es para este momento. Dale tiempo”.

¿Qué me quería decir? Pues no lo tomé muy bien, aunque tampoco le di cabeza –he aprendido a viajar ligero de equipaje–. Y seguí con el show.

La novela, para entonces, logró colocarse como la número uno en la desaparecida cadena de librerías Book Shop.

Pero desde hace más o menos un año que he comenzado a entender las palabras de Merce.

He compartido los pareceres e impresiones de diversos lectores que han entrado en la novela, desde clubes de lectura hasta estudiantes universitarios y profesores. El aspecto de la marginalidad, que contextualiza toda la novela, ha sido punto de convergencia en la mayoría de los casos.

Claro, no todo al que le asignan la novela se dan a la tarea de leerla: a mi me escribió un estudiante solicitando "un análisis de la novela y del personaje principal" y que si se lo podía hacer llegar por correo electrónico.

Got balls?

Pero el sábado tuve la oportunidad de atender dos grupos de estudiantes de la UPR Ponce que andan leyendo mi novela en uno de sus cursos de literatura y me aseguran que les gusta. De todo lo que me han dicho, lo más que me llama la atención fue la confesión de que el texto “nos habla a nosotros; es una literatura que a la vez es calle”.

Para mi fue un verdadero gusto sentarme a comentar con los dos grupos de lectores. Ha sido fenomenal la experiencia; muy satisfactoria, máxime cuando hoy la leo y me veo tan lejos de ella.

Hay gente que nace para volar sola y otros para masticar el mundo como las anémonas: todos y siempre en grupo.

Cuando Beto Cuevas estaba con La Ley, la banda nunca me pareció agresiva. Más bien, me lucía indulgente. Muy lightweight, y embotada, como cuchillo sin amolar. Más pop que rock.

Por eso, yo, que extrañaba un buen disco de rock que se pudiera disfrutar tanto musical como conceptualmente (lo siento, Cerati, me defraudaste con tu última entrega), encuentro el álbum de Beto Cuevas, Miedo escénico, una verdadera joya del rock-pop. La verdad es que la voz de Beto me sentaba aburrida y solamente me gustaba aquella canción que cantó con Ely Guerra, y en la que la mexicana le repartía a gusto y gana al chileno.

Pero Miedo escénico es un viaje. Literalmente. Desde garage rock hasta el ambient/dance, folk, el power ballad y el industrial-techno… jey… que puedo decir… Aquí el arsenal se guarda y deriva en los '90 mirando hacia delante, no como Circo (sorry, again), que succiona de cuanto pop de los '80 hubo, y en continuo movimiento retrogrado.

El disco de Beto se deja escuchar y se deja roquear.

Soy feliz.

El reggaeton hastía (no aporta un pepino) y nunca me gustaron las baladas tipo Objetivo Fama.

“Tuve tanto y ahora no me queda nada”, canta Beto en “No me queda nada”, con una voz que juega por diversos registros.

Yo solía cantar lo mismo.

Blog Archive

Search This Blog

Loading...