brizna

Stop_City_Ghetto_GOI.
Digamos que hay un modo. Un método. Que todo lo que uno es pueda simplificarse en una imagen, como el vórtice de todas las historias que somos.

Acaecer en la extraña latitud de la palabra. Saber menos que el olvido. La ciudad articula el tiempo como un espacio y en eso se parece al lenguaje. Hay que adquirirla. Apropiarla, para leerla.

Una bandada de palomas aplaude esta idea y se funde en los feroces rayos del sol.

No hay que decirse menos.

El cielo se ha ido en carrera hasta el fondo de mi vista, que es una página amarillenta. Diseña mi mano un gesto en el aire, como si enhebrara el silencio. Queda, a par de latidos de distancia, la autoridad del fiasco, esa prístina oquedad con la que hacemos muñecos de letras, y que, al final, alejada de toda pretensión de ser espejo, trata de escribirnos.

Imagen: Rich Fitzpatrick, Stop City Ghetto Go (2005)



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...