El fuego ya ardía 0.1: o sin opuestos no hay progresión

blakepimpiao De El matrimonio entre el Cielo y la Tierra, William Blake dice que la Humanidad posee dos principios: un cuerpo y un alma. A la Energía que se le llama el Mal pertenece enteramente al cuerpo; y la Razón, a la que se le llama el Bien, es posesión del alma. Por tanto, Dios atormentará a la Humanidad hasta la eternidad por seguir sus energías.

Ahora, Blake también considera que las siguientes proposiciones son contrarias:

La Humanidad no posee un cuerpo separado del alma, dado que lo que llamamos cuerpo es la dimensión física de la existencia discernida a través de los sentidos por el alma.

Los sentidos vendrían a ser como los receptáculos de la interioridad.

Así que la energía es la única vida y pertenece al cuerpo, en tanto la razón es la circunferencia externa de esa fuerza.

La energía es, por tanto, deleite eterno.

Aquellos que restringen el deseo lo hacen porque su propia gana es lo suficientemente débil para lograrlo.

Right Said Fred canta “I’m Too Sexy for my Body”. El fuego ya ardía.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...