El siempre insoportable Naipaul

naipaul Al toparme hoy con mi copia de Miguel Street, fue inevitable abrirlo al azar y detenerme a leerlo espontáneamente y terminar digiriendo al menos dos o tres historias. La pulcritud estilística de V.S. Naipaul, aún al reproducir gráficamente las inflexiones idiomáticas del idioma inglés de su nativa Trinidad, siempre se asienta con comodidad en el acto lector.

Miguel Street es un libro de relatos cortos de tal sorprendente unidad y coherencia que es lo más cerca a lo que alguna gente ha llamado “novela cuentada”, cosa que, como he insistido, es un oxímoron, un disparate o un invento natimuerto. Pese a que en Miguel Street predomina el mismo narrador en la mayoría de los cuentos, y los personajes se repiten en varias historias, se requiere algo más que esto y una calle en común (la Calle Miguel) para que sea novela.

Eso sí: Naipaul es inclemente con su sátira, perverso en la ironía, sádico en el comentario social.

Por todo esto, el premio Nobel 2001 es probablemente el escritor más leído del Caribe franco-anglófono fuera de su país, y el más odiado en su propia tierra. Su condición de persona non-grata ha sido articulada por sus colegas, pues entienden que el escritor indo-caribeño ridiculiza y se burla de las tensiones culturales que dan forma a la vida en la isla de Trinidad.

Yo, por supuesto, difiero.

Es muy fácil decir que Naipaul tiene una visión pesimista de su país cuando, bien estudiado, vemos que es una apuesta narrativa que podría contestar el cuestionamiento de Gayatri Spivak sobre si, en las sociedades oprimidas, el subalterno tiene voz o no. El sincretismo de donde se substraen los personajes de Naipaul es el mismo que da origen, incluso, a aquel concepto de Carpentier sobre lo real maravilloso. Pero en Miguel Street (1956), como sucede en The Mystic Masseur (1957) y A House for Mr. Biswas (1961), lo maravilloso es cuán real son estas narraciones.

Sir Vidiadhar Surajprasad (armado caballero inglés desde 1990) es un insoportable que se ha cargado a Dickens,a Austen, a Hemingway y a Joyce, a quienes considera escritores malos. Su reciente biografía, The World Is What It Is: The Authorized Biography of V.S. Naipaul (2008), escrita por Patrick French, aviva aún más la llama insipiente de su mito.

Sin duda, razones pueden existir para que sea el escritor menos leído de su país, incluyendo la manera en que se aparta de los ruedos tendenciales que agrupan muchas veces a los escritores en las sociedades colonizadas y/o postcoloniales. Pero Naipaul es un cronista de es­os países a los que, como el caso de Puerto Rico, se les desposee de una historia para suplantarla con otra.



You may also like

Blog Archive