Douglas Coupland madura: Generation A y comenzar de nuevo

GenerationA_IntoTheArticle Recuerdo las tardes de ocio, la incertidumbre, la desilusión y la manera en que el mundo se expandía ante mis ojos a la velocidad del pulso por la fibra óptica. Yo ni tenía la más mínima distancia de lo que era un futuro, pues aunque en 1991 todo parecía abrirse a un nuevo mundo, en algún sentido había un sinsaborcito persistente en aquello de graduarse de un grado de universidad especializado en literatura para terminar trabajando en una compañía de seguros de salud.

Entre MTV, la corbata y el VW, la primera generación globalizada inauguraba el siglo XXI (De acuerdo a Lukács, el Tercer Milenio comenzó con la caída del Muro de Berlín). Debo reafirmar que me refiero específicamente a una generación demográfica y sin aplicación literaria consecuente. Se incluía en la Generación X a todo aquel nacido entre 1960 y 1980, los hijos no deseados: el margen de error de la píldora anticonceptiva.

El título provenía de la novela del mismo título del canadiense Douglas Coupland, la cual recogía el peregrinar de Andy, Claire y Dag, tres renegados de la historia que vivían del salario mínimo de los “McJobs”.

Veinte años más tarde, Coupland escribe una secuela que no necesita de su predecesora para entenderse, al menos no en términos argumentales: Generation A.

En esta ocasión, cinco extraños se convierten en sensaciones mediáticas cuando son atacados por un enjambre de abejas y separados del resto de la humanidad. La acción toma otro giro cuando, al ser devueltos a la sociedad, encuentran que el mundo los ha olvidado, por lo que se retiran a una isla lejana y solitaria a consolarse unos a otros por medio de las historias que cada uno de ellos imaginarán.

Douglas Coupland, el gurú del individualismo capitalista posmoderno en Generation X, madura. Generation A es una historia de la vida como experiencia colectiva. Del solipsismo de los ’90, Coupland es capaz de ficcionalizar un modo de espiritualidad regenerativa.

Esta es la novela de los nuevos comienzos, aunque sea para enfatizar la vigencia de los finales.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...