La cultura del loop

loop Del lenguaje visual de la imagen estática se dice que su reino ha caducado. Si bien, en algún momento, los rotativos y revistas de nuestro país nos vendieron la idea de un público que primaba la imagen sobre el texto escrito, la sintaxis de nuestra experiencia de vida nos ha transferido hacia percepciones cinéticas de las narrativas que nos hilan. Particularmente, hablo de la cultura del loop o secuencia repetitiva en la que, originada como unidad mínima en la construcción de la música electrónica, su incesante aparición nos conduce a la reapropiación espacial de un segmento de sonidos a lo largo de intervalos de tiempo.

[insert loop: Kirk: “Situation, Mr. Spock?”]

Un loop dura lo que su programador estime, o, en su defecto, lo que su fuente de energía determine. Ese es el concepto tras el comando de “shuffle” en nuestros iPods, o de las estaciones de “música sin comerciales” de la radio por satélite, e incluso, hasta de los billboards animados que se despliegan incesantemente en el horizonte de la ciudad de San Juan.

El loop es hipnotismo, repetición, constancia. También, dada su exactitud cronométrica modelada como un patrón, es reproducción espacial simétrica, aún en error. La secuencia formula, entonces, una sintaxis del tiempo.

[insert loop: Spock: “Our sensors are in a state of chaos”.]

La descripción parecería, en efecto, la definición que apela al concepto de cinematografía. Y no es casualidad: por mucho tiempo se ha venido hablando de la percepción de la memoria como “la película de mi vida”, en la que el filme se traduce en texto, en el sentido derridaniano. En todo caso, tiempo y espacio, ya vaciados el uno del otro, se divorcian consolidadamente.

Tocados por la avaricia del manjar del deseo, buscamos algo de sentido en la cultura del loop. Todo se sucede en repeticiones programadas por algún Hermano Grande, Dios o Caos -¿acaso una santísima trinidad?- que juega al DJ. Pecado original o estupidez histórica, somos siempre la reformulación periódica de secuencias narrativas. De ahí el dicho: los personajes son los mismos; sólo cambian sus nombres.

[insert loop: Kirk: “Damn.”]

Slogan o mantra, un loop es un texto que, por su genética de hipertexto, se repite de una instancia a otra en forma de flecha. Viaja en una dirección. El loop, pese a su simetría, carece de un centro –en realidad, posee varios centros-. Y eso es lo que logra, por ejemplo, la poesía que persevera.

Y así, nuestra experiencia contemporánea de vida se ha acomodado al concepto de loop: a una serie de segmentos dispuestos en un patrón que se sucede continuamente, como si estuviésemos atrapados en una curva en el tiempo.

[repeat loop]

Foto: Loop System Quintet (2005). De Conrad Shawcross. Fotografía por Jonathan Shaw.

Textos: extraídos del episodio “The Time Trap” de Star Trek.



You may also like

Blog Archive