Boricua Psycho: Namasté con pólvora

how_to_be_a_serial_killer Como salido de una novela de Bret Easton Ellis, Alexis Figueroa Rosario cargó su rifle calibre 22 y comenzó a disparar a mansalva contra todo lo que se moviera por la cercanía de Bairoa en Caguas, la avenida Garrido, la autopista Luis A. Ferré y la zona industrial de Villa Blanca. Fueron cerca de sesenta los disparos que se cree que el boricua psycho detonó. Como resultado, una persona murió y otra resultó herida, además de los cuantiosos daños ocasionados a otros automóviles. La persona asesinada se encontraba en faenas propias de su puesto de trabajo en la Autoridad de Energía Eléctrica.

Poco se sabe de los motivos de Figueroa Rosario para emprender su práctica de tiro al blanco, ya que, como los psicópatas que cometen de este tipo de crimen, guarda silencio y se muestra muy tranquilo, iluminado.

La rabia contra el mundo ha sido liberada. El reducto a lo incorpóreo. Ommmmm. Namasté con pólvora.

En un país donde hay tanta desesperanza, desempleo y deterioro social, siempre me había llamado la atención el hecho de que en Genérika, donde siempre copiamos todo lo que se produce en Estados Unidos, nunca había salido la figura del desajustado social que asesina como manifestación latente de poder y en rebeldía contra su desgracia personal.

Hasta ayer.

Como la posmodernidad, los serial killers son un producto estadounidense, país que genera el 85% de este tipo de asesino en el mundo.

Menos Hannibal Lecter (protagonista de Silence of the Lambs) y con más de Patrick Bateman (American Psycho), Alexis Figueroa Rosario podría ser el embrión de un aborto caduco; el feto estéril de un horror mayor que todavía hemos de atestiguar.



You may also like

Blog Archive