Palabra cedida: ¿Qué nos dejó el mundial?, por Ross Cabrera

Forlan-masast El Mundial a mí me dejó satisfacciones prestadas, pero, a fin de cuentas, no me siento para nada culpable: las memorias son mías. Puerto Rico cotiza como el 162 en la FIFA, lo que nos deja rezagados, pero no en el final de la cola. Ya lo decía mi abuela: “Cuando te sientas mal, mira hacia atrás; verás otros peor que tú”.

Mi amiga Rossana Cabrera fue parte de ese Mundial mediatizado del que muchos fuimos parte –creo que fue el primer mundial presenciado en la plaza pública del siglo XXI, que es Facebook. Y aunque todo el mundo sabe que yo le iba al Italia, a medida que se me fueron despetalizando las opciones me quedé con el equipo de la America Latina y con Rossi: Uruguay.

Decepcionados con el resultado –la final les quedó a un par de jugadas mal cantadas de distancia–, los Uruguayos quedan (quedamos) en paz en este escrito de Rossana que comparto con ustedes:

¿Qué nos dejó el mundial?

Luego de haber votado en distintos medios sobre si fue justo o no que Forlán haya sido elegido mejor jugador de esta copa, y luego de calentarme como hincha con todos los hinchas españoles que putean porque no fue elegido Xavi o Iniesta o cualquiera de ellos. Pongo mi cabeza en agua fría, paso raya, y ejerzo otra vez. ¿Qué les parece un "que nos dejó" este mundial? Es la tónica de cuanta publicación online abrí hoy así que subamos todos al mismo carro y escribo desde ahí.

A mí me dejó con varios kilos menos, con una arritmia que no logro superar, y un subidón de adrenalina que no estoy segura de como encauzar en los próximos días. Ya bajé un par de pelis con tema futbolero, y aunque me consuelo con que falta sólo un añito para la copa América ya tengo síntomas de abstinencia.

Fue el mundial de internet, estábamos todos en todos lados, nada pasó desapercibido, nos quisimos como nunca y nos peleamos como siempre. Nos unimos a cuanto foro pelotudo encontramos para pelear por nuestros representantes y la emoción a flor de piel, y la pasión futbolera desató agresiones para todos lados. Que merecimos, que no merecimos, que nos robaron, que ustedes lo perdieron, que pasaron en offside, que si no fuera por los jueces, que si no fuera por la fifa, cada nación siente que la fifa le roba, que la fifa los estafa, que la fifa manipula, tan y tanto manipula, que los árbitros se perdieron en los beneficiados y cobraron cualquier cosa, para todos lados, sin ton ni son.

Los sudamericanos nos unimos de una manera magnífica, nos ufanamos, nos congratulamos y fueron casi todos celestes en las semis. Los uruguayos temblamos agradecidos por el apoyo de todos, claro: desconfiando del apoyo argentino, por esas declaraciones que alguien dijo que hizo el Diego, que corrieron como un reguero de pólvora y que lograron eso, que sólo logra Maradona, que lo amen o lo odien en segundos.
Esa unidad sudaca tuvo su inmediata respuesta en Europa y empecé a ver status con "¿ahora dónde quedaron los grandes sudamericanos? y europeos congratulando europeos, y jugadores españoles declarando que preferían una final con los holandeses, porque los holandeses eran europeos (así les fue y los cagaron a patadas, no puedo evitarlo, soy sudaca).

Nos dejó a todos los uruguayos con sentimiento de culpa, porque en esa semi no respetamos las cábalas, y las cábalas son sagradas, las cábalas no se tocan, que pueblo tan supersticioso somos en fútbol!

Si la celeste ganó y vos no viste el partido, estás inhabilitado para verlo en lo sucesivo porque no verlo da suerte, si la celeste ganó y vos estabas viendo canal 4, vas a tener que fumarte el mismo canal todo el mundial,si cambiás de canal y nos meten un gol, la culpa la tenés vos. Si la celeste ganó y vos miraste el partido en el trabajo, cuando juegue el domingo pedí las llaves del laburo porque hay que verlo ahí, si no lo hacés y perdemos: la culpa la tenés vos. Si la celeste ganó y vos estabas de pantuflas, mirá de pantuflas cada puto partido, si te ponés otros zapatos y perdemos: la culpa la tenés vos. Si te bañás en cada entretiempo, no dejes de hacerlo aunque te hayas bañado hace dos horas, no te bañás y perdemos y la culpa la tenés vos.

Si no colgaste la bandera e íbamos ganando, ya no la podés colgar: por las dudas..

El catálogo de cábalas que he escuchado es para enciclopedia en varios tomos.... hubo quien perdió las llaves, y para los siguientes partidos tiraba las llaves por ahí, y hasta recibía llamadas diciendo: "no te olvides de perder las llaves", que abrazar remera, que hacer entrar a la tía porque cada vez que entra Uruguay mete gol y ahí tuvieron una pobre anciana entrando y saliendo a cada rato.

Hacer las mismas llamadas, mandar el mismo mensaje de texto, cambiar o no cambiar la foto de perfil, colgar las mismas canciones. Todos contribuímos a la buena, y todos padecemos de la mala: confieso que con Alemania no encontré el buzo azul que usé cada vez que jugamos: mea culpa. Y no grabé canción de apoyo celeste por Lara y Santi: imperdonable.

A vos Jenn te digo: cada vez que me mandaste mensajito de arriba Uruguay nos cagaron, pal próximo no más textos, eh???

Y por último, a los uruguayos nos ha permitido que unamos nuestras dos grandes pasiones: la pasión por el fútbol y la pasión por votar.Hemos votado en cuanta encuesta ha aparecido en la red.Y lo hemos hecho desde el mismo lugar de hinchas que criticamos en todos los demás, porque cuando, como hoy, defendemos el balón de oro a capa y espada, no nos preocupamos por analizar las características de los demás nominados, basta que sea Forlán para que estemos convencidos de que lo merece, basta que sea uruguayo para que estemos felices. Y porque somos uruguayos vamos a un foro español y leo cosas como: "Entiendo que no entiendan que Forlán haya sido elegido mejor jugador por mayoría de votos. Entiendo que crean que los han estafado. Entiendo que un pueblo monárquico no entienda como funciona una democracia. Ojalá esta copa los impulse a ser mejores en otras cosas, a veces la copa va para la sociedad que más lo necesita"

Y luego claro, cientos de puteadas españolas.

El mundial por último nos ha pulido la ironía, cosa de la cual me siento más orgullosa que de los goles



You may also like

Blog Archive