Rincón Beach Blues

IMG00173 La mañana me alcanza de caminata por la playa. Un cielo sin párpado raso de nubes. La sal complacida en mi rostro. El olor a marisco removido de su origen. La arena trastocada por la fiesta de anoche bajo la lluvia. La luna danza inmóvil en el cambio de turno.

Mi viejo y solitario pelicano de siempre –siento que lo he conocido toda la vida, porque siempre es el mismo, aunque sé que es distinto- se zambulle para pescar su desayuno. Es todo lo que necesita. Al pie de la playa, los pescadores desenmarañan las redes y cuentan las olas apropiadas para entrar a la faena. Es todo lo que necesitan. En el horizonte, el azul degradado me recuerda el engaño del ojo.

Los caracoles hacen su trabajo. Las hormigas hacen su trabajo. Los cangrejos hacen su trabajo. Las estrellas de mar muertas hacen su trabajo. Todo ensordecido por el canto de la marea.

La existencia en concierto, me siento a palpar el ritmo aparatoso del desorden natural de las cosas.

El cangrejo tras el pez muerto. Las hormigas marchan sobre los caracoles. Las algas despechadas por el mar enredan alguna delicia para las gaviotas. La arena deformada por las pisadas.

La existencia en desconcierto, admiro la melodía que ordena la naturaleza de las cosas.

Estoy en el rincón del mundo. De vuelta en Rincón.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...