Consuma poesía (antes que ella le consuma a usted): got poetry?

poexia cover En un artículo que recientemente escribí a solicitud del amigo Alberto Martínez Márquez para sus Letras salvajes (que ha de salir de la jungla de silencio pronto), me di a la tarea de escribir sobre la poesía popular de nuestros tiempos, que es el eslogan. Como bien acota Naomi Klein en su libro No Logo, buscamos poesía y espiritualidad en las marcas comerciales que registran nuestro espacio de existencia. Y de eso escribí.

Somos CK, DC, The Gap, Nike, YoVille: en fin, metáfora.

El eslogan, en su función de perpetuar una idea, se convierte en constructor de un imaginario, de lo deseado.

Inmediatamente, llamé a mi amigo R.J. Stone, que no me hablaba desde que yo publiqué Vicios de construcción en el 2008, porque el libro de él debía salir primero (se titula óbito y he convencido al poeta herido para que lo lance) y no fue así. Soy un perro. El asunto es que recurro a R.J. para que me diga que piensa del ensayo y me ha dicho que soy un imbécil, pero luego se calmó al presentarle el siguiente poema escrito con los esloganes que encontré a lo largo del trayecto:

/slogan poetry #1/

la moda que es—
¿cuánto? —


abre y síguelo—
imagina en 3-D—

aprende practicando—
hoy, más que nunca, gánale la batalla a las pulgas y garrapatas—


San Juan florece—
cada vez más cerca de ti—
para verte mejor—


lleva tu mundo contigo—
él te agradecerá de alguna manera—


la jeva que conociste en el chat es tu tía—
obedece tu sed.

R.J. sonrió. No te has ido, me dijo. Ha prometido plagiarlo para su libro, junto a los “Spam Mail Poetry”.
Yo siento que le debo.


You may also like

Blog Archive