Textículo post-cartesiano: micronovela

descartesAl devastar las hojas de la rama donde vivía, la oruga decidió ser crisálida, y mientras dormía, soñó que filosofaba –pensaba; luego era–, y toda una civilización se erigía sobre dicha idea como una incontestable verdad; mas al despertar, salió volando, y encandilada por el pensamiento de tan absurdo sueño, no vio el camión que venía en su dirección.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...