Nostalblue: Video Mix Tape [Vol. 4] de .CRUDO

mix tape 4Un casete TDK es un objeto que preserva una memoria particular: la de mi adolescencia estridente, rebelde, rota. Un casete era una muestra de aprecio a un pana, un regalo barato en el día de cumpleaños de alguien o la manera de hacerle saber a una jeva que le gustaba a uno. Nostalblues.

Muchos fueron los que grabé, cuidadosamente escogidos, mezclados, balanceados y medidos con la obsesión de un relojero. Treinta minutos por un lado y treinta por el otro (los de noventa minutos se enredaban con facilidad, y los de ciento veinte ni se diga). El espacio pronunciaba la necesidad del contenido preciso: tono y volumen para semantizar un mood.

Ya no grabo casetes: ni siquiera CDs. La música que escucho es un contenido dentro de un contenedor abierto, que es el iPhone. Las canciones no tienen forma particular, no tienen significante, son un ordenamiento de data dentro de una unidad reproductora de sonidos digitales. Es la otra abstracción de la música.

Pues la revista .Crudo se ha dado la tarea de crear mix tapes virtuales, y ya tienen cuatro volúmenes, entre los cuales he sido invitado a participar del más reciente. Igual que a los otros cuatro V-Jays,  me pidieron que seleccionara dos cortes musicales en video para agruparlos en la edición reciente de .Crudo en Internet. Además, debía acompañar mis selecciones con un breve texto.

¿Mis dos selecciones en tiempos turbios y difíciles? Aquí van (El video mix completo lo acceden aquí):

1. Massive Attack: “Karmacoma”

Deflowering my baby. Un coma que descarga como un karma. I am a… dangerous person. Catatonismo cultural o high inmaculado. Whatever. Esta pieza de Massive Attack cuenta con quince años de existencia multiplicados exponencialmente por sus referentes cinematográficos: The Shining (las gemelas en el vídeo), Pulp Fiction (el personaje de Mia Wallace) y algunas escenas que parecen extraídas de un filme de los Coen Brothers. All those guys I killed… nothing personal. En cualquier caso, es una suma visual de los elementos de mi propia escritura, particularmente en mi reciente novela, “Correr tras el viento”, que si tuviera banda sonora, Massive Attack seguro estaría en ella. Pero como pieza musical, hay algo más que narcisismo literario, y es que “Karmacoma” logra crear texturas atmosféricas sobre un beat jazzy/hip hop, acompañado de percusión oriental, un loop de la ópera “Prince Igor” del compositor ruso Alexander Borodin y el ritmo de reggae: Karmacoma… jamaica aroma. Se me avienta como un nuevo planteamiento de la música como espacio multicultural. Nada sale de la nada. Todo lo que somos es memoria. Who’s gonna be a bad girl, then? Incluso, la propuesta de coexistencia entre los instrumentos de percusión acústicos con el ensamblaje electrónico me parece que habla por sí misma. I am. I want to be free… and I am free.

Massive Attack: Karmacoma: “Who’s gonna be a bad girl?”

 

2. Radiohead: “Weird Fishes” (Video animado por Tobias Stretch)

Al final de la tierra, donde solemos caer irremediablemente abismo abajo, se encuentra Radiohead. Your eyes… they turn me. Sorprendentemente popular, la agrupación viene huyendo de su propio éxito como banda de rock alternativo en los ’90, viajando por un sinnúmero de álbumes experimentales que me han colmado de fieles satisfacciones: OK Computer, Kid A, Amnesiac y su más reciente, In Rainbows. En “Weird Fishes”, la banda en la que vocaliza Thom Yorke expone lo mejor de su arte: poesía surrealista matizada por ritmos de rock progresivo, capas de música ambient marca Brian Eno, arpegio de guitarras, electrónica ambiental y melodías exuberantes como entonadas por un ángel enfermo. Es una melodía de sueño o resaca en recesión. I get eaten by the worms.Todo dentro de un minimalismo complejo que engaña a los oídos de los no iniciados. I’ll be crazy not to follow. El video es un magistral complemento a la pieza. La música de peces voladores. Weird fishes.

Radiohead: Weird Fishes: “I get eaten by the worms”.


You may also like

Blog Archive