Nota de prensa: La Gárgola regresa, o leer un periódico de ayer

gargoylesPrecisamente, un día en que se conmemoraba el Día de Concienciación del HIV, los estudiantes de la UPR se convocaban en asamblea de frente a una posible huelga y el Senado de Puerto Rico planteaba el residenciamiento de Iván Rodríguez Traverzo como legislador electo democráticamente. Nada más ese día se conmemoraban 55 años de la rebelión de Rosa Parks; el cólera en Haití cobraba su víctima número 1,571; el Dow Jones subió 249.76 puntos; y China le advertía a los Estados Unidos que no intervinieran con el conflicto entre las dos Coreas. Nada de eso fue titular para el periódico El Vocero de Puerto Rico, que publicaba en su titular de portada: “La gárgola sobre Guánica”.

Lo de la Gárgola es natural: los monstruos encierran todo lo que es peligroso y horrible en la imaginación humana. La enriquecida variedad y poder primitivo de la criatura demoníaca ha sido manufacturada como metáfora cultural, e incluso como artefacto literario, en el folclore de los pueblos. Sin embargo, aparte del divertimiento que propone la noticia, como noticia titular de un diario de amplia circulación tiene la misma relevancia como decir que el Hombre Lobo existe y vive en un resort de lujo en Rincón.

Ahora, titular aparte, el resto de la edición del diario boricua me pareció completamente inconsecuente, primero, porque todas las noticias me llegaban con el aburrimiento familiar de lo caduco –me había enterado de las mismas a través de mi teléfono el día anterior o las había escuchado en la radio-; y, segundo, por la preponderancia de un estilo periodístico en desuso. Política editorial, agenda manipuladora o mero desacierto a destiempo, la impresión que sustraje del ejercicio de lectura de El Vocero ese día fue la de leer un periódico de ayer.

El medio, inefablemente, ha dejado de ser el mensaje, y en su lugar, el mensaje ha creado cierta vitalidad autosuficiente como medio mismo. Por eso, Alex Grijelmo, escritor y periodista, ha comentado recientemente que la supervivencia del periodismo no estriba en capacitar aplicaciones para el iPad o el iPhone, sino en el planteamiento de la crónica como vehículo informante.

En efecto, y de cara a la segunda década del siglo XXI, las noticias principales me llegan por otros medios. En mi teléfono, por ejemplo, recibo -a través de Twitter- las noticias más importantes de El País, New York Times, La Reppublicca, Le Monde y CNN, entre otros. Las mismas noticias que seguramente leeré uno o dos días más tarde en la prensa escrita del país.

La prensa que se limita simplemente a ofrecer la noticia está frita. Dice Grijelmo que hoy en día conocemos las noticias por la radio, el celular y el teletexto y cuando los periódicos remiten la misma información, ya la conocemos. “Cuando uno compra el periódico es difícil que encuentre una noticia a la que no haya tenido acceso ya”, concluye el director de noticias EFE.

Por ello, la crónica es la nueva posibilidad, porque “profundiza, favorece que el público se forme juicio y en ese sentido tiene que ser el género que más se practique”.

Y mientras no entremos en la sincronía evolutiva, seguirá apareciendo La Gárgola.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...