IMG00173 La mañana me alcanza de caminata por la playa. Un cielo sin párpado raso de nubes. La sal complacida en mi rostro. El olor a marisco removido de su origen. La arena trastocada por la fiesta de anoche bajo la lluvia. La luna danza inmóvil en el cambio de turno.

Mi viejo y solitario pelicano de siempre –siento que lo he conocido toda la vida, porque siempre es el mismo, aunque sé que es distinto- se zambulle para pescar su desayuno. Es todo lo que necesita. Al pie de la playa, los pescadores desenmarañan las redes y cuentan las olas apropiadas para entrar a la faena. Es todo lo que necesitan. En el horizonte, el azul degradado me recuerda el engaño del ojo.

Los caracoles hacen su trabajo. Las hormigas hacen su trabajo. Los cangrejos hacen su trabajo. Las estrellas de mar muertas hacen su trabajo. Todo ensordecido por el canto de la marea.

La existencia en concierto, me siento a palpar el ritmo aparatoso del desorden natural de las cosas.

El cangrejo tras el pez muerto. Las hormigas marchan sobre los caracoles. Las algas despechadas por el mar enredan alguna delicia para las gaviotas. La arena deformada por las pisadas.

La existencia en desconcierto, admiro la melodía que ordena la naturaleza de las cosas.

Estoy en el rincón del mundo. De vuelta en Rincón.

  «THE TRAGEDY OF THE LEAVES»

I awakened to dryness and the ferns were dead,
the potted plants yellow as corn;
my woman was gone
and the empty bottles like bled corpses
surrounded me with their uselessness;
the sun was still good, though,
and my landlady's note cracked in fine and
undemanding yellowness; what was needed now
was a good comedian, ancient style, a jester
with jokes upon absurd pain; pain is absurd
because it exists, nothing more;
I shaved carefully with an old razor
the man who had once been young and
said to have genius; but
that's the tragedy of the leaves,
the dead ferns, the dead plants;
and I walked into a dark hall
where the landlady stood
execrating and final,
sending me to hell,
waving her fat, sweaty arms
and screaming
screaming for rent
because the world has failed us
both

blakevox emisiones Desde una región etérea, casi imperceptible, nos movemos en el valor precario de lo inmediato. La memoria transida pide por otro canal. Señal emitida como un conjuro. Llámenle oración, rezo o mandala: armonia y ruidos, poesía y electricidad. Dígitos venidos a 0 y 1. Esta música es nocturna, es de la ciudad y es de la soledad. BlakevoX: “emisión 1: canción de (l)a (e)s(p)e(ra) ciega”. El poema no es igual.

 

Forlan-masast El Mundial a mí me dejó satisfacciones prestadas, pero, a fin de cuentas, no me siento para nada culpable: las memorias son mías. Puerto Rico cotiza como el 162 en la FIFA, lo que nos deja rezagados, pero no en el final de la cola. Ya lo decía mi abuela: “Cuando te sientas mal, mira hacia atrás; verás otros peor que tú”.

Mi amiga Rossana Cabrera fue parte de ese Mundial mediatizado del que muchos fuimos parte –creo que fue el primer mundial presenciado en la plaza pública del siglo XXI, que es Facebook. Y aunque todo el mundo sabe que yo le iba al Italia, a medida que se me fueron despetalizando las opciones me quedé con el equipo de la America Latina y con Rossi: Uruguay.

Decepcionados con el resultado –la final les quedó a un par de jugadas mal cantadas de distancia–, los Uruguayos quedan (quedamos) en paz en este escrito de Rossana que comparto con ustedes:

¿Qué nos dejó el mundial?

Luego de haber votado en distintos medios sobre si fue justo o no que Forlán haya sido elegido mejor jugador de esta copa, y luego de calentarme como hincha con todos los hinchas españoles que putean porque no fue elegido Xavi o Iniesta o cualquiera de ellos. Pongo mi cabeza en agua fría, paso raya, y ejerzo otra vez. ¿Qué les parece un "que nos dejó" este mundial? Es la tónica de cuanta publicación online abrí hoy así que subamos todos al mismo carro y escribo desde ahí.

A mí me dejó con varios kilos menos, con una arritmia que no logro superar, y un subidón de adrenalina que no estoy segura de como encauzar en los próximos días. Ya bajé un par de pelis con tema futbolero, y aunque me consuelo con que falta sólo un añito para la copa América ya tengo síntomas de abstinencia.

Fue el mundial de internet, estábamos todos en todos lados, nada pasó desapercibido, nos quisimos como nunca y nos peleamos como siempre. Nos unimos a cuanto foro pelotudo encontramos para pelear por nuestros representantes y la emoción a flor de piel, y la pasión futbolera desató agresiones para todos lados. Que merecimos, que no merecimos, que nos robaron, que ustedes lo perdieron, que pasaron en offside, que si no fuera por los jueces, que si no fuera por la fifa, cada nación siente que la fifa le roba, que la fifa los estafa, que la fifa manipula, tan y tanto manipula, que los árbitros se perdieron en los beneficiados y cobraron cualquier cosa, para todos lados, sin ton ni son.

Los sudamericanos nos unimos de una manera magnífica, nos ufanamos, nos congratulamos y fueron casi todos celestes en las semis. Los uruguayos temblamos agradecidos por el apoyo de todos, claro: desconfiando del apoyo argentino, por esas declaraciones que alguien dijo que hizo el Diego, que corrieron como un reguero de pólvora y que lograron eso, que sólo logra Maradona, que lo amen o lo odien en segundos.
Esa unidad sudaca tuvo su inmediata respuesta en Europa y empecé a ver status con "¿ahora dónde quedaron los grandes sudamericanos? y europeos congratulando europeos, y jugadores españoles declarando que preferían una final con los holandeses, porque los holandeses eran europeos (así les fue y los cagaron a patadas, no puedo evitarlo, soy sudaca).

Nos dejó a todos los uruguayos con sentimiento de culpa, porque en esa semi no respetamos las cábalas, y las cábalas son sagradas, las cábalas no se tocan, que pueblo tan supersticioso somos en fútbol!

Si la celeste ganó y vos no viste el partido, estás inhabilitado para verlo en lo sucesivo porque no verlo da suerte, si la celeste ganó y vos estabas viendo canal 4, vas a tener que fumarte el mismo canal todo el mundial,si cambiás de canal y nos meten un gol, la culpa la tenés vos. Si la celeste ganó y vos miraste el partido en el trabajo, cuando juegue el domingo pedí las llaves del laburo porque hay que verlo ahí, si no lo hacés y perdemos: la culpa la tenés vos. Si la celeste ganó y vos estabas de pantuflas, mirá de pantuflas cada puto partido, si te ponés otros zapatos y perdemos: la culpa la tenés vos. Si te bañás en cada entretiempo, no dejes de hacerlo aunque te hayas bañado hace dos horas, no te bañás y perdemos y la culpa la tenés vos.

Si no colgaste la bandera e íbamos ganando, ya no la podés colgar: por las dudas..

El catálogo de cábalas que he escuchado es para enciclopedia en varios tomos.... hubo quien perdió las llaves, y para los siguientes partidos tiraba las llaves por ahí, y hasta recibía llamadas diciendo: "no te olvides de perder las llaves", que abrazar remera, que hacer entrar a la tía porque cada vez que entra Uruguay mete gol y ahí tuvieron una pobre anciana entrando y saliendo a cada rato.

Hacer las mismas llamadas, mandar el mismo mensaje de texto, cambiar o no cambiar la foto de perfil, colgar las mismas canciones. Todos contribuímos a la buena, y todos padecemos de la mala: confieso que con Alemania no encontré el buzo azul que usé cada vez que jugamos: mea culpa. Y no grabé canción de apoyo celeste por Lara y Santi: imperdonable.

A vos Jenn te digo: cada vez que me mandaste mensajito de arriba Uruguay nos cagaron, pal próximo no más textos, eh???

Y por último, a los uruguayos nos ha permitido que unamos nuestras dos grandes pasiones: la pasión por el fútbol y la pasión por votar.Hemos votado en cuanta encuesta ha aparecido en la red.Y lo hemos hecho desde el mismo lugar de hinchas que criticamos en todos los demás, porque cuando, como hoy, defendemos el balón de oro a capa y espada, no nos preocupamos por analizar las características de los demás nominados, basta que sea Forlán para que estemos convencidos de que lo merece, basta que sea uruguayo para que estemos felices. Y porque somos uruguayos vamos a un foro español y leo cosas como: "Entiendo que no entiendan que Forlán haya sido elegido mejor jugador por mayoría de votos. Entiendo que crean que los han estafado. Entiendo que un pueblo monárquico no entienda como funciona una democracia. Ojalá esta copa los impulse a ser mejores en otras cosas, a veces la copa va para la sociedad que más lo necesita"

Y luego claro, cientos de puteadas españolas.

El mundial por último nos ha pulido la ironía, cosa de la cual me siento más orgullosa que de los goles

espana_thumb[1]

Lo que somos siempre es la suma de lo que fuimos. Y lo que somos, nunca es una totalidad finita.

En fin, la Copa es latina.

poetry 6 La poesía siempre mantiene a uno ocupado. Y en sí misma, nunca reposa. Siempre es un actividad en flujo. A veces nos sorprende, llega, nos visita. Pero otras veces hay que salir a buscarla.

Como el viernes 9 de julio de 2010, cuando la Fundación Nacional para la Cultura Popular –Calle Fortaleza, esquina Luna, en el Viejo San Juan- recibe la Sexta Inter-Vención de la serie de lecturas “Poetry is Busy”. La actividad comienza a las 8PM

Estaré en lectura junto a Isabel Parera, Marta Aponte Alsina, Carlos Roberto Gómez y la música exquisita de Brenda Hopkins.

Donativo sugerido: $3. Así que los esperamos.

endi Nunca hay violencia inconsciente o, en su defecto, objetiva. Breve comentario originado en Minucias desde Genérika y reproducido en El Nuevo Día hoy, lunes 5 de julio de 2010, y que pueden leer en el siguiente enlace: http://www.elnuevodia.com/columna-depodercontraelpoder-735766.html.

otro 13 La revista de cultura hispanoamericana Otro lunes, como todos los primeros lunes cada dos meses, publica una nueva entrega. Santiago Gamboa, Edmundo Paz Soldán, Amir Valle, Antonio Alvarez Gil y Ladislao Aguado, entre otros, prestan sus plumas como de costumbre. En esta ocasión, he dedicado la columna que me corresponde a la novela No todas las rubias son suecas de Manuel Abreu Adorno (1955-1984), una obra importante en las letras hispanoamericanas de fines del siglo XX e inicios del XXI. El texto corresponde a un trabajo más abarcador que será publicado a principios del 2011. El título del ensayo es “Calibán viaja a Europa: comer de Manuel Abreu Adorno”.

Y es que de pronto se me ocurre que la mejor exportación de la literatura puertorriqueña permanece desconocida hasta para los mismos puertorriqueños.

Resulta Manuel Abreu Adorno una suerte de escritor maldito hasta en su propio cuerpo. Poeta, cuentista y novelista, un día sentó a la belleza en su falda. Y la injurió.

De la grandeza de Abreu Adorno es testigo Roberto Ampuero, quien, en un artículo publicado en La Tercera de Chile, comenta que "quien guste de la denominada Generación McOndo, por oposición al Macondo del realismo mágico y Gabriel García Márquez, le sugiero que corra a conocer a quien es, a mi juicio, el precursor latinoamericano secreto del McOndismo: Manuel Abreu Adorno". Igual reconocimiento le mereció en vida de Julio Cortázar, quien elogiaba frecuentemente, según nos dice Saúl Yurkievich, la única colección de cuentos de Abreu Adorno, titulada Llegaron los hippies (1978). En el prólogo a No todas las suecas son rubias, Yurkievich, amigo personal tanto de Cortázar como de nuestro novelista, elogia a otra novela inédita y, hasta ahora, perdida de Abreu Adorno: Elegía para Eleanor Rigby. Además, nuestro Bolaño dejó un poemario: Sonido de lo innombrable (1992), publicado, como su novela, póstumamente

El resto del ensayo lo leen aquí:

http://www.otrolunes.com/php/otra-opinion/otra-opinion-n13-a06-p01-2010.php

 hello larissa Pues cuando El Diego amenazó con desnudarse si la selección Argentina ganaba la Copa Mundial de Fútbol en Sudáfrica, inmediatamente yo, que me humillé al ver al Italia colgarse en la competencia, procedí a buscar refugio en el Brasil.

Así, mientras nacían grupos de apoyo y solidaridad con Diego en Facebook, un horror pertinaz me sumía.

Pero la física no falla.

Para toda acción, una reacción.

Por eso, cuando Larissa Riquelme, deslumbrante modelo paraguaya, promete desnudarse si el Paraguay entra a la final, de pronto el cielo se abre y todos los colores del universo refractan por mis poros y se me hace una sonrisa inmediata y me doy al Paraguay.

Bueno, no es tan así, pero la modelo, hincha pomposa que guarda su celular entre los dos nortes acaparadores de su futuro –que no son implantes, que conste- acaparó la atención en Sudáfrica al demostrar su enardecido fervor futbolístico. Según publicado por varios diarios iberoamericanos, incluyendo El Nuevo Día en Puerto Rico, la Riquelme dijo que guarda celular entre sus pechos “porque no tengo bolsillos”.

Ya miles de golosos que admiten la existencia de Dios al verla se aprestan a enviarle diversos ajuares deportivos, todos con escote pronunciado y sin compartimentos de tela.

Nada, que ya pasada la elusión, la ilusión, la epifanía y el “cerebrito”, me doy cuenta que no hay que esperar tanto para disfrutar las bondades de la Riquelme, como se puede comprobar con una búsqueda en Google. Casi, ¿no? Además, España viene a repartir paella porque se las quiere ver con Alemania, onceno que, mientras tanto, evitará el triste espectáculo de ver a Maradona desnudo por las calles de Buenos Aires.

Pero, volviendo a Larissa: traición a la especie o no, sigo con Brasil.

100701madrehija-t De la violencia que desarma la fortaleza del espíritu podríamos articular terribles y elocuentes tratados de espantosa veracidad. A nuestro alrededor, todo se deshace y se rehace en un texto que leemos y no entendemos por su aparente ininteligibilidad. Pero de todas las formas de la violencia, la de mayor torque es esa violencia pasiva que nos mueve en direcciones desesperadas de desamparo e incertidumbre. Los despidos en masa, la insostenible economía, la opresión educativa, la transgresión al derecho de libre expresión y la mutilación cultural no son sino manifestaciones de una violencia constante que carcome las ansias, colma la paciencia y, sobre todo, nos pega como una bota en plena cara.

Nos pegan duro. El Estado, ante su incapacidad de gobernar con razón, necesita intimidar. Tan perturbador como pueda parecer, sólo nos queda admitir que la agresión engendra más agresión.

Una lección sobre la violencia la ha conformado Hannah Arendt, en su libro aptamente titulado Sobre la violencia, donde comenta que son el medio de ejecución del poder y su justificación hacia la consecución de una finalidad lo que da corporalidad a la acción violenta. Por tanto, nunca hay violencia inconsciente o, en su defecto, objetiva. La violencia, agresiva o no, siempre es arbitraria, consciente e intencionada. Los recientes disturbios suscitados en el llamado Palacio de las Leyes no fueron, por tanto, fortuitos. Estudiantes universitarios y manifestantes fueron sofocados por un ejercicio de brutalidad policiaca que, como expresa Arendt, siempre se presta a la continuidad política de un proceso que recurre a tácticas de coerción y resquebrajamiento para establecerse como poder. Nada para expresarlo mejor que las palabras de Mao Tsé-tung: «el poder procede del cañón de un arma».

Es, por decir poco, una respuesta a la manera en que los estudiantes universitarios, esa llamada «“minoría» que hoy transita del recinto universitario autónomo al espacio social abierto, han pasado a ser el temido “Uno contra Todos” capaz de enunciar un malestar generalizado ante el claro estado de negación en que la mayoría, en su inercia, se imposibilita a poner en función la voluntad del verdadero poder. Añade Arendt: “La mayoría simplemente observadora divertida por el espectáculo de una pugna… es ya en realidad un aliado latente de la minoría”.

En fin, la última e incontestable manifestación de poder es la violencia, pero requiere de una condición: la obediencia.

Creo que aún no lo hemos visto todo.

 

Foto: Primera Hora

Blog Archive

Search This Blog

Loading...