Música, béisbol y escritura: Sammy Hagar, A-Rod y yo

sammy-hagar_bookSammy Hagar –a.k.a. The Red Rocker-, connoisseur de tequila y violador de los límites de velocidad en zonas de 55 millas, amanece con el libro número uno en las listas de los más vendidos en la categoría de  no-ficción: Red: My Uncensored Life in Rock, al mismo tiempo que Alex Rodríguez –a.k.a. A-Rod-, multimillonaria estrella del béisbol, anuncia que su novia Cameron Díaz le gestiona una incursión en el cine Hollywoodense.

Rock y béisbol, ¿eh? Béisbol y rock.

Del más literario de los deportes, puedo decir que lo practiqué con éxito por mucho tiempo en mi vida, al punto que ser pelotero era mi primer sueño para “cuando fuera grande”. Entonces, un accidente tronchó mi capacidad de seguir jugando el deporte y fue entonces que incursioné en la otra pasión, que es la música. Aquí el accidente fue de otra índole: tocar rock en español cuando en Puerto Rico sólo interesaban las bandas que tocaban Top 40 en inglés –a.k.a., Top Banana y Rainfall-. Fue así que un “purista” en letras de canciones leyó mis textos y me dijo: “Pero es que esto no son canciones, son poemas”. Como si la poesía no fuera musicalidad.

Volvemos al asunto del roquero escritor y un beisbolista actor. Y, pues, no me parece tanto un tercer accidente en mi vida descubrirme que yo en realidad era un escritor que tocaba música rock y le encantaba jugar al béisbol.

En fin, hoy, un día después del agradable lanzamiento de mi novela, me dispongo a disfrutar del inicio de otra temporada de Grandes Ligas. Y a leer a Sammy Hagar.

Se siente bien. Eso de entrar en contacto con las cosas comunes y simples que le gustan a uno en la vida, quiero decir.

Al final, no creo que haya accidentes: sólo designios que nos superan y que nunca podremos entender.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...