Saterías: el nuevo teclear de la poesía


Anoche se celebró la presentación de la antología de poesía Saterías, compilada por el Taller de Poesía del Programa de Estudios Interdisciplinarios en la UPR. Ante una oncurrida Librería Mágica en Río Piedras -gracias a Luis y a Arnaldo por recibirnos-, la presentación contó con la participación de la mayoría de los estudiantes que aparecen en la antología. La Dra. Zayra Rivera, profesora y amiga, se encargó de las palabras preliminares. Una breve introducción a la antología fue mi aportación a la velada. He aquí el texto de lo que leí.


¿De qué va uno a escribir?: Toma 1

Una vez conocí a Arturo Pérez Reverte y quien era mi jefe para entonces, Miguel Tapia, me presentó como escritor. Contaba yo entonces con 30 años de edad, un peso liviano aún, pero que provocaba incredulidad, pues, según me dijo el novelista español, yo parecía de 25. Esto, a los 30 años, no es un halago. A los 30 uno quiere parecer de 30. De todos modos, esto no fue tan descorazonador como el momento en que Pérez Reverte me dijo: “¿Y eres escritor? ¿Pero de qué va uno escribir a los 30 años?”

Después de eso, terminé un poemario, un libro de cuentos y una novela, aunque no en la misma noche.

¿De qué va uno a escribir?: Toma 2

El doctor Lowell Fiet tuvo la idea de asignarme el Taller de Poesía 3236 del Programa de Estudios Interdisciplinarios de la Facultad de Humanidades en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, una tarea que dentro de aquellos tiempos me pareció más que un ofrecimiento, una necesidad. Es la poesía ese medio por el cual los seres humanos intentamos mediar con la realidad circundante y explicarnos la existencia. Mas, mitos aparte, la poesía es una significación de nuestra existencia inmaterial.

Unos 18 estudiantes, incluyendo dos que se prestaron como oyentes, poblaron el taller en tiempos turbulentos en el recinto. Como es de esperarse en una población tan rica y diversa como la que conformaron los miembros del taller, para algunos era su primera experiencia directa y formal con la construcción de textos poéticos; incluso, para otros, sus primeros poemas en español; en el mejor de los casos, el taller constituyó una reestructuración y redefinición de un trabajo poético que venía desarrollándose previamente a su participación en el taller.

Aunque no era mi primer taller de poesía como profesor, sí era el primero para un público cuyas edades flotaban entre los 18 y 20 años de edad.

¿Y de qué va uno a escribir a sus 20 años?

¿De qué va uno a escribir?: Toma 3

Saterías surge en medio de la inquietante experiencia de estos escritores en tiempos de turbulencia huelgaria. Para muchos, estoy seguro, una realidad fragmentada, inconexa, mayor que la propia suma de sus partes. La poesía surgió como geografía común para aquellos que nos dimos a la tarea de dar forma a lo que es nos precede como un orden caótico, que es mi definición de lo que hace un poeta: un humano que trabaja con elementos previamente dados, que es el lenguaje, para crear sentido y belleza, si tan sólo es un sinsentido feísta. En cualquier caso, arte.

Todos los poemas contenidos en la antología, luego de sus pertinentes marronazos, se escribieron en el taller. Los textos y portada de Saterías fueron seleccionados y ordenados por los participantes, con la colaboración primordial de Alexis Rojas, cuya labor hizo todo más llevadero. Saterías es una publicación autogestada para beneficiar otras futuras publicaciones en otros talleres del PREI.

¿De qué va uno a escribir?: Toma 4

Iván Acosta dos Santos, cuyo proyecto poético reside en la palabra como juego y en habitar ese dominio gemelo de la poesía, que es la filosofía. 
Iván es un “palabrador”, calificativo que da título a uno de sus poemas. 

Medic Molina es antropomórfico y en sus poemas se convierte en una laptop, adolece la pérdida de su lápiz y termina renaciendo en poema. 

Joan Mendoza es la voz de la vanguardia comprometida, como se desprende de su poema “Encapuchados”.

Braina Laviena es la “Pecadificada” y le da voz a una otredad anoréxica. 

Melissa Portell es la viajera con una flor tecnicolor, entre Grecia y la sopa de estrellas.

Alexis Rojas es el poeta que se queda sin semillas para su método, imaginista e intertextual que recurre a la memoria poética para dar continuidad a ese gran poema del que todos somos partes.

Valerie Mercado es verbo y sombra encadenada al Libro del Buen Amor.

Leisha Gúzman condena el estancamiento cerebral y sin rumbo de los ojos color esperanza del personaje Ginny Weasly, préstamo de las novelas de Harry Potter.

Ima Ríos es la poeta pitonisa, voz profética, ancestral, como si viniera desde un siempre.

Valeria Concepción es la poeta del color de la inestabilidad entre vernarterias y secretos.

Sergio García Currás es el incontenible poeta cerebral, articulado y en dominio del verso largo.

Francheska Quiñones es su anverso: poeta minimalista, económica, del decir más con menos.

Maité Plaza es dada a las formas, a resaltar la relación de las palabras y sus sonidos, en una búsqueda de sentido estético.

Zully Roa Peguero construye su poética en la mejor tradición de la poesía oral, coloquial y de vanguardia latinoamericana.

Izamar Rivera rompe el lenguaje, lo pega, lo rehace y postula una nueva manera de nombrar la realidad.

Y Yara Larí es la dadaísta con daga que nos insta a odiar el ruido para dejar que suene el poema.

¿De qué va uno a escribir?: Toma 4

Probablemente, dada su limitada circulación, nadie va a arrepentirse de aquí a cinco años. Y apesar del modesto esfuerzo, Saterías es coqueta, callejera y errabunda. Nada la contiene y se contiene en todo. Desde el performance y la poesía fónica hasta la poesía fractal y la tradicional, los poemas contenidos en esta colección son casi holográficos: se estructuran lumínicamente en el espacio. En fin, Saterías es polipoesía e hibridez, un buen pretexto para reformular estéticas y posibilidades de una poética en redefinición.

Y, entonces...

¿De qué va uno a escribir?: Toma 5

Toma seis.
Toma siete, si quieres.
Toma cautela.
Toma té.
Toma tela.
Toma corriente
Toma dura.
Toma Hawk.
Toma poesía.
Toma vida.


De eso uno escribe.


You may also like

Blog Archive