La décima bala: poesía para una celebración idiota






Anoche, tras la victoria de Miguel Ángel Cotto por knockout técnico frente a Antonio Margarito, Puerto Rico entró en un rapto esquizofrénico que manifestó de manera particular: disparando balas al aire. Como si se tratara de una escena en The Three Amigos, o una victoria de los ejércitos de Pancho Villa, el país demostró su falta de sensibilidad, su inmadurez social y su perniciosa personalidad violenta tan sólo por una victoria en un match de boxeo. 


A mí, el impacto de la pelea sobre un pueblo armado e infantil opacó cualquier sentimiento de solidaridad y alegría. Y, a fin de cuentas, todo lo que pude escribir fue una décima:


"La décima bala"


Ra-ta-ta-pum-pum-pum-pow-pow
Pum-pum-pum-pum-pum-ra-ta-ta-pum-pum
Pum-pum-pum-pum-pum-ra-ta-ta-pum-pum
Bang-bang-bang-ka-bum-pichao 
Bang-bang-bang-ka-bum-guillao
Bang (click) Blang (click)Bang-ra-ta-ta
Pum-pum-pum-pow-pow-ra-ta-ta
Pum-pum-pum-pum-pum-pum-bum-bum 
Pum-pum-pum-pum-pum-pum-bum-bum
Bum-bum-bum-bum-te-vo’a-matá

**
Cabe indicar, como nota al calce, que el "balar" es el sonido que producen los ciervos. 
En eso nos hemos convertidos.



You may also like

Blog Archive