/Correr tras el viento/, vista por Luis Felipe Díaz



El crítico Luis Felipe Díaz (a.k.a. Lizza Fernanda) acaba de publicar una reseña de la novela Correr tras el viento en su blog (Post)Modernidad Puertorriqueña. La misma comienza así:

»Correr tras el viento (San Juan: Terranova Editores, 2011), novela de Elidio La Torre Lagares nos ofrece situaciones, objetos y personajes intrigantes que se cumplen como signos de varias perspectivistas no solo referentes al mundo de la criminalidad narcotraficante sino al acto de interpelar el arte del narrar mismo. El autor aprovecha estas circunstancias discursivas tan particulares y postmodernas para indagar y reflexionar sobre las nuevas movilidades del sujeto de nuestra cultura contemporánea, en cuanto al tiempo en una nueva noción del ser, en lo referente al amor en su sentido más irónico y fugaz (cada vez más inalcanzable), pleno y a la vez vacío, y en cuanto a la muerte como efecto de un sorprendente espejismo de la textualidad misma. Y todo intermitentemente contrapunteado en la novela por la metáfora del viento en su sentido de movilidad, fugacidad de vulnerables seres frente al soplido de un existir siempre traicionero y de desalojo total.

La obra nos refiere a cómo se manejan, en un país repleto de historias intrigantes en crímenes y situaciones plenas de corrupción y amoríos, alegorías atractivas capaces de llamar la atención del público culto puertorriqueño ya acostumbrado a las grandes narraciones mediáticas e importadas del globalizado (internacional) Hollywood que vemos en las pantallas diariamente. Pero en esta obra se trata de delinear todo desde la intertextualidad que ofrece el arte y el ingresar en un juego creativo desafiante y complejo precisamente porque se enfrenta lo aparentemente simple como el viento mismo. La novela bien puede ser vista como uno de esos chocolates repletos de afrodisiacos para el goce de la lectura y como el deseo de ver cómo se obtiene el violín para obsequiar a la amada y ofrecerle algún concierto con una flor en el vaso y contemplar la luna a lo lejos, y sentir el beso achocolatado en la noche, y todo lo demás que gira en el viento y canta....
El resto del escrito, lo pueden acceder aquí.


You may also like

Blog Archive