La literatura del desencanto 3.0: Luis Negrón y su Mundo Cruel


Si yo mal no recuerdo, el 10 de agosto de 2010 publiqué en este mismo blog una de las primeras reseñas sobre Mundo cruel, la exquisita colección de relatos cortos de Luis Negrón, y que titulé «La honestidad brutal de Luis Negrón». Luego de una cosecha de triunfos desde su publicación, le vale revivirla para la revista literaria Nagari.

No quede duda.

En la literatura puertorriqueña, arde una llamarada solitaria que viene quemando sin sofocar con su humo. Es un fuego particular avivado con la leña de la soledades. Diversa y parecida a la vez, una fuerte presencia literaria llega a su solsticio irrefutable con un conjunto de escritores que crecieron con la promesa del mejor porvenir, y que ahora se han quedado como quien pesca el viento en un terreno baldío.

De inmediato, me obliga una salvedad: entre las promociones literarias recientes en Puerto Rico, la palabra “generación” nunca es bien recibida. Después de todo, a partir de las definición que Ortega y Gasset dio a la frase –una suerte de afinidad de las sensibilidades dentro de un espacio-tiempo común-, la historia de la literatura de mi país ha sufrido la segmentación categórica y casi positivista con la que se ha fijado el canon en las letras puertorriqueñas. No obstante, y sin querer incurrir en la misma práctica, me parece que en un puñado de escritores se ha comenzado a cifrar una literatura del desencanto con el país que ya nunca seremos.

Que la literatura puertorriqueña está llena de marginaciones, explotaciones, injusticias, degradaciones y otras desgracias sociales, es un hecho que desencanta igual desde el siglo XIX. Pero la literatura boricua, a partir del 2000, se canta en desencanto hasta de aquellos ideales que prometían a salvarnos. El conformismo no es una opción. Todo lo demás, retuerce en anacronismo.

El tema merece mayor elaboración, y esa es la faena en la que me encuentro. Baste añadir que la obra indiscutible de esta generación del desencanto es Simone, de Eduardo Lalo, ganador del Premio Rómulo Gallegos 2013. A Lalo se le unen plumas como Janette Becerra, Yolanda Arroyo, Sergio Gutiérrez, Pedro Cabiya, Gean Carlos Villegas y Juan López Bauzá, entre otros que, en su conjunto, han elaborado una poética de los tiempos difíciles en un país que, a razón de seis mil ciudadanos mensuales, se va despoblando.

Entonces, el éxodo: el país que va perdiendo sus lectores.

Y aquí debo afinar la atención hacia el libro más leído en los últimos cuatro años en Puerto Rico: Mundo cruel, la primera colección de cuentos del escritor Luis Negrón, y cuya traducción al inglés –a cargo de Suzanne Jill Levine- no solo le ha traído nuevos lectores sino que le ha ganado elogios entre la prensa literaria estadounidense. Inclusive, Mundo cruel (título que los editores de Seven Stories conservaron en español) acaba de recibir el prestigioso Lammy, el Premio Literario Lambda como mejor obra de ficción publicada en el 2013. Lambda Literary Review honra la mejor literatura LGTB publicada en los Estados Unidos en su gestión de fomentar la integración cultural de una comunidad gigante que se mantiene en constancia combatiente por la validación de sus derechos civiles. El premio otorgado a Luis Negrón, como resalta el Publisher’s Weekly, es el primero otorgado a una obra traducida, lo que constituye un hito cultural tanto en los Estados Unidos como en Puerto Rico.

El galardón es merecidísimo.
Y el resto del escrito lo pueden leer aquí.


You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...