«43: La noche de Ayotzinapa», en Nagari



Las cuencas de los ojos vacías. El rostro cadaveroso al relieve. No es una imagen del Día de los Muertos. La imagen es terrorífica, morbosa, grotesca. Quienquiera que hizo esto, quería enviar un mensaje. No, no es literatura.
*
Son 43. Más otros 14 que ya han sido encontrados muertos. Las interrogantes se difunden como la proposición narrativa de un policial. ¿Quién organizó el ataque? ¿Quiénes son los responsables de tal situación? La parte del mundo que clama por justicia quiere saber dónde están los normalistas de Ayotzinapa.
*
«Es una crisis en la que inciden muchos factores, no se debe a una causa única. La revelación de los detalles del asesinato ha causado un shock nacional. México, de repente, se ha reencontrado con su pasado»– Enrique Krauze, historiador, comenta para El País, España.
*
La humanidad siempre ha sido marcada por grandes asesinos. El Príncipe de Valaquia, Vlad III, asesinaba con el propósito de advertir a sus enemigos e insurgentes de la suerte que correrían si osaban retarlo. El mote de Vlad el Empalador lo ganó a partir de la noche en que, luego de invitar a los nobles boyardos a su palacio- y conociendo que estos querían retar su poder- hizo que sus hombres apuñalaran y empalaran en estacas a los invitados. 
*
«Es un problema de la humanidad»– Pepe Mujica, Presidente de Uruguay.
*
Data desde el 2007 cuando el gobierno de Zeferino Torreblanca en Guerrero reclamaba con vehemencia que el Estado carecía de fondos para financiar el internado de los estudiantes, quienes, alertados ante la inminencia de la desaparición de la institución educativa, se movilizaron, realizaron bloqueos y manifestaciones en Chilpancingo de los Bravo, expresaron su malestar. La violencia solo engendra violencia.
*
«En México estamos decididos a construir una verdadera sociedad de derechos en la que todas las personas, independientemente de su origen étnico, puedan ejercer en su vida diaria los derechos y libertades que reconoce nuestra constitución y los tratados internacionales»– Presidente Enrique Peña Nieto en discurso ante las Naciones Unidas el 22 de septiembre de 2014, según difundido en Twitter por @PresidenciaMX.
*
Ayotzinapa significa, en Náhuatl, lugar de las tortugas. Se localiza en el estado mexicano de Guerrero, sede de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos para profesores de educación primaria.
*
«Si el gobierno quiere seguir cerrando escuelas rurales, el pueblo tendrá la última palabra. Es la bienvenida que se da al visitante de Tixtla, el pueblo de Guerrero donde está la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa»– entrada del 12 de diciembre de 2011 en el blog Nuestra Aparente Rendición.
*
«De Ferguson a Ayotzinapa, una sola lucha»– coro en la manifestación de la ciudad de Nueva York frente al Consulado de México.
 *
La realidad fagocita la posibilidad de la ficción. Entre 1585 y 1610, la condesa Elizabeth Báthory, perteneciente a la nobleza de Hungría, torturó y asesinó cientos de jovencitas campesinas, en cuya sangre ella solía bañarse bajo la creencia de que le devolvería la juventud. Sus fuertes afiliaciones al poder del Estado previnieron que la condesa fuese enjuiciada. El Estado- ese otro terror.
*
«De acuerdo con indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México tiene el tercer porcentaje más alto de jóvenes que no estudian ni trabajan: 24.7%, entre las treinta y cuatro naciones que integran ese organismo. Suman en total 6.2 millones. Instituciones de magro actuar, como el Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), con cinismo se justifican diciendo que ese porcentaje de jóvenes está en la “informalidad”»– Miguel Ángel Adame Cerón, Casa Latino-américaine de Québec.
*
El 26 de septiembre de 2014, la esposa del Presidente Municipal, María de los Ángeles Pineda, ofrecería en Iguala, Guerrero, su informe anual como Presidenta del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, evento herméticamente celado por las autoridades federales, estatales y municipales. Los estudiantes del Normal, anticipando la oportunidad, se trasladaron hasta allí para protestar contra la práctica discriminatoria en la contratación de maestros egresados de universidades urbanas, lo que margina las oportunidades de empleo para los normalistas. Sin embargo, a la llegada de los vehículos procedentes desde Ayotzinapa, las autoridades les salieron al paso y los persiguieron hasta lograr acorralarlos en una de las calles.
*
«Desde el 4 de octubre han sido encontrados al menos 38 cuerpos en fosas clandestinas. La Procuraduría General de la República (PGR) considera que al menos 30 de ellos no corresponden a los normalistas»– José Roberto Cisneros Duarte, CNN México.
*
Los cuerpos no son los de los normalistas. Entonces, ¿a quiénes pertenecen?
*
El método siempre fue el mismo. Llevaba sus víctimas hasta los oscuros callejones de la ciudad de Londres, en donde las degollaba y desmembraba sus cuerpos, muchos de los cuales quedaban irreconocibles. Las autoridades nunca dieron con el paradero de quien simplemente denominaron como Jack el Destripador.
*
Miembros de la organización Guerreros Unidos (facción residual del cartel Beltrán Leyva), ayudados miembros de la policía, asesinaron a los estudiantes y los enterraron en Pueblo Viejo, según informa el diario Reforma. Los ejecutores, en su confesión de los hechos, aluden a que Los Rojos, rivales de Guerreros Unidos, también participaron de la masacre. Los normalistas fueron quemados vivos con madera y diesel sobre una fosa.
*
«[U]n estudiante se bajó de camión para solicitarle el libre transito [a las autoridades], pues no entendían el por qué del acoso. Se abrió la puerta del camión el estudiante temeroso bajo y disimuladamente vio su reloj, apuntaba las 8:00 de la noche, después de dar 5 pasos más y dirigirse a la patrulla municipal, se oyeron disparos certeros que dieron a la cabeza de estudiante. Cayó muerto al instante, sus compañeros al ver lo que sucedió y sentir las balas encima, salieron del autobús huyendo de la masacre, entre ellos el “Chilango” que salió junto con un compañero pero las balas de los cuernos de chivo eran mas veloces que su pies. A unos cuantos metros cayó al piso y sus compañeros vieron cómo lo subieron a una patrulla Municipal. En un inicio pensaron que lo llevarían a un hospital o ya lo peor detenido, pero nunca pensaron lo inimaginable»-–Proyecto Diez, Periodismo con Memoria.
*
No es una imagen del día de los muertos. No es una calavera de alfeñique. Es Julio César Mondragón, normalista. Aparece con el rostro desollado.
*
«En efecto, por informalidad se puede entender muchas cosas: desde los trabajos no reconocidos y superexplotados, el vagabundeo urbano, los vendedores callejeros y metronáuticos, la delincuencia y el pandillerismo, hasta la participación de los adolescentes y jóvenes en grupos de edad y de pertenencia en búsquedas de identidades, euforias, compañerismos y canalización a sus inquietudes creadoras, artísticas y/o políticas en las llamadas tribus urbanas: metaleros, punks, anarcos, progres, neomarxistas, neojipitecas, emos, hiphoperos, raperos, góticos, pokemones, reggaetoneros, cholos, raperos, eskatos, darketos, funks, rockabillys, rastas, graffiteros, capoeiros, etcétera»– Miguel Ángel Adame Cerón, Casa Latino-américaine de Québec.
*
Asesinos en serie. 22 policías arrestados en Iguala el 28 de septiembre de 2014. Los culpables caen como moscas bajo el humo. 37 personas se añaden a los perpetuadores de la masacre, incluyendo al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda. Las presiones alrededor del mundo y la propia tensión política fuerzan al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, a solicitar licencia para separarse de su cargo.
*
Gilles de Rais, teniente del ejército francés que batalló en la Guerra de los Cien Años junto a Juana de Arco, se sentaba todas las tardes a besar las cabezas de los niños que violaba y luego decapitaba en honor a Satanás, a quien invocaba como protector. Cuando descubrieron sus perversiones y lo condenaron a morir de la misma manera, quiso besar su propio cráneo. Tampoco era una calavera de alfañique.
*
«Ayotzinapa somos todos», René Pérez, de Calle 13, durante la interpretación de «El aguante» en  la 15ta. Premiación del Grammy Latino.
*
Vivos se los llevaron. Vivos los queremos, gritan aún los padres de los muchachos. No, esto no es literatura.
*
El Estado es ese otro horror.



You may also like

Blog Archive

Search This Blog

Loading...