Benjamín Alire Sáenz


Es un atardecer amarillo. Dejo que la mirada se alargue hasta que la fatiga se deshace en alguna idea de horizonte. La luna es una burla desorientada y cielo parece que me escribe como una suerte de materia desecha sobre una maleta y un poema.

La maleta va cargada; el poema es “El Quinto Sueño: Las balas y los desiertos y las fronteras”, de Benjamín Alire Sáenz.

La carretera está desierta. La distancia se eteriza en el aliento. No es hasta que aparece una camioneta que me percato de que estoy despierto.

En las etapas del sueño, la movilidad corporal y la capacidad sensorial se cancela, pero es en el quinto sueño donde la paradoja de estar dormido y alerta se trenza entre visiones y de secuencias argumentales ordenadas cronológicamente, si bien pueden carecer de significado inmediato. En su libro Soñando el fin de la guerra (Dreaming the End of War), Alire escala los sueños ordinalmente y explora los matices de la guerra, desde sus cauces domésticos y hogareños hasta la sangre que divide los pueblos.

En “El quinto sueño” de Alire Sáenz hay orden. El sueño es un país, una geografía.

El resto del escrito lo acceden en Otro Lunes #40.

El plan les parece magistral. Sencillo. Infalible. Entrar a la casa de Herb Clutter, acceder la caja fuerte donde el adinerado agricultor guarda su dinero y huir hacia México. En la vecindad de Holcomb, Kansas, Dick Hickock y Perry Smith irrumpen en el hogar los Clutter y en la mancha de la noche encuentran que no existe tal caja fuerte, que Herb Clutter paga todo con cheques y que ya no hay marcha atrás. La noche del 15 de noviembre de 1959, Dick y Perry, a son de cuatro escopetazos, terminan con la vida de Herb Clutter, su esposa Bonnie y sus dos hijos, Nancy y Kenyon. Cuatro escopetazos terminan con seis vidas y nació un libro, A sangre fría, recordado como la obra maestra de Truman Capote.

A condición de la excelencia, los elementos textuales a su disposición son abundantes y suponen un ensamblaje lúdico entre elementos intertextuales: datos biográficos, informes policiales, notas de prensa, exposiciones de casos, expedientes, cartas, estadísticas y entrevistas, entre otros. La tensión es un reducto del montaje. 

Capa a capa, A sangre fría es, ante todo, una obra de arte.

El artículo completo, como todos los meses, lo acceden en Nagari

Blog Archive